Público
Público

La mayor petrolera del mundo se pasa a las algas

Exxon invierte 600 millones de dólares en el oro verde

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La inversión en biocombustibles creados a partir de algas y la captura de CO2, que también se puede lograr con esta materia prima, ya ocupa un lugar entre las inversiones en energías renovables con más futuro. Este mismo verano, la primera petrolera del mundo, Exxon, ha anunciado una inversión de 600 millones de dólares (417 millones de euros) en un proyecto de este tipo junto con Synthetic Genomics.

Exxon, que hasta ahora se había mantenido al margen de las incursiones en energías alternativas, se moja por primera vez en la energía verde precisamente en el mismo trimestre en el que ha publicado los resultados más bajos de los últimos seis años: 4.000 millones de dólares (2.780 millones de euros).

Una de las razones que ha llevado a Exxon a diversificarse, o por lo menos a investigar, el negocio de las algas es por el fuerte cambio de modelo que supone frente a los proyectos que se desarrollan en Estados Unidos. Hace poco más de un año, los biocombustibles se convirtieron en los malos de la película. La supuesta compra masiva de maíz y azúcar para fabricar estos carburantes disparó el precio de los alimentos básicos y puso en situación de emergencia a la población de muchos países en desarrollo, especialmente sensibles al precio de los bienes de primera necesidad.

La principal virtud de la energía producida mediante microalgas es que su materia primera no es de uso común para los humanos y que sus rendimientos esperados son muy superiores a los de los otros biocombustibles. Más de 7.000 litros de combustible por cada 4.000 m2 de cultivo frente a los 946 que puede producir el maíz.

La compañía reconoce que, en cualquier caso, aún serán necesarios de 5 a 10 años para poder vender este combustible a gran escala.


¿Cuál es su eficiencia frente a otros cultivos?

La alta eficiencia de las algas es la que está promoviendo el auge de este mercado. Se considera que los biocombustibles derivados de algas son 300 veces más eficientes que los de soja y 25 veces más que los de palma.

¿Dónde se pueden situar las plantaciones?

También tienen la ventaja de la ubicuidad. Las algas requieren mucho menos espacio que los cultivos tradicionales. Al ser cosechas acuáticas pueden construirse tanques cerrados en casi cualquier lugar.

¿Cuánto se tarda en obtener una cosecha?

Las algas presentan un tiempo de crecimiento récord. En sólo unos pocos días puede obtenerse una cosecha entera. Por el contrario, los cultivos tradicionales necesitan varios meses para su recolección.

¿Son un problema para el medio ambiente?

Es uno de los cultivos que más respeta el medio ambiente. Las algas fijan CO2 para crecer, mitigando el cambio climático. Además, el producto obtenido no contiene sustancias tóxicas y es altamente biodegradable.

¿Para qué se usa el carburante obtenido?

La alta viscosidad del producto final hace que no requiera pos-producción. El combustible resultante puede usarse directamente en motores diésel adaptados, sin necesidad de mezclarlo con productos fósiles.

¿Qué otras ventajas presentan las algas?

Las algas salvan el problema del encarecimiento de los alimentos. A diferencia de los biocombustibles terrestres que compiten por el suelo con las cosechas de consumo, las algas se cultivan en tanques de agua.