Público
Público

"Me bajé los pantalones hasta los tobillos y me di cuenta de que era una extralimitación absoluta"

La profesora de Derecho Constitucional cacheada y obligada a desnudarse critica la vulneración de sus "derechos fundamentales" y asegura que denunciará a dos policías y al presidente de la Cámara. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'En vez de limitar el poder para garantizar la libertad se está limitando la libertad para garantizar el poder, pero no se ejerce conforme a los parámetros del derecho, se están extralimitando', asegura a Público Mar Esquembre, la mujer obligada a quedarse en ropa interior para después ser cacheada a su entrada al Congreso de los Diputados.

Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Alicante e integrante de la Red Feminista de Derecho Constitucional, Esquembre asegura no tener antecedentes relacionados con desórdenes públicos, denuncia la vulneración de sus derechos por este 'exceso de celo' policial y asegura que ya está redactando la correspondiente denuncia.

Me gustaría que resumiera lo ocurrido el día de los hechos.

Tenía que viajar a Madrid por motivos de trabajo, para asistir a un congreso de Derecho Constitucional de la UNED que debía comenzar el jueves por la mañana, por lo que me desplacé a la capital el miércoles 16 de octubre para ver a unos amigos. Había estado en el Congreso en varias ocasiones, pero nunca en la tribuna, por lo que una amiga del grupo parlamentario socialista cursó una petición para que pudiera asistir como invitada. Las primeras pegas se debieron a que mi segundo apellido en el DNI no coincidía con el que habíamos proporcionado a los trabajadores del Congreso -está tramitando el cambio-. Mi amiga se atribuyó el error, al asegurar que no había comprobado si se había hecho efectivo el cambio de apellidos. Después, una de las policías -había dos- se puso unos guantes de látex y dijo que me tenía que someter a un cacheo integral por si llevaba algún objeto. Me llevó a una habitación y me pidió que me quitase la americana, la registró y me hizo quitarme la camiseta.

¿Por qué?

Me dijeron que era el protocolo de seguridad. Imagino que querían ver si llevaba algo pintado en el cuerpo. Después me pidieron que me bajara los pantalones. Me los bajé hasta los tobillos y me di cuenta de que era una extralimitación absoluta.

'Se están extralimitando, y un ejemplo es la reforma del Código Penal que presenta Ruiz-Gallardón'

¿Qué sintió al ser desnudada y cacheada para acceder al Congreso?

Indignación, antes que humillación. Y sobre todo pensé: esto no está pasando. Sentí incredulidad, indignación. Alguien que es ciudadana, que se dedica a defender en todas las facetas de su vida la democracia que sufra esto... Pero también está mal que le pase a cualquier otro, ¿a cuanta gente se lo harán? ¿Es para siempre? ¿Hasta donde hemos llegado? No puede ser que estemos llegando a esto.

¿Cómo la trataron las agentes?

El trato fue correcto. Una de las policías parecía sentirse violenta, avergonzada, se la veía obligada. La otra estaba presente pero no me estaba haciendo mucho caso. Después de vestirme, una de ellas me acompañó al hemiciclo y se sentó a mi lado, a una butaca de distancia.

¿Preguntó el motivo por el que la acompañaron? ¿Las razones del cacheo?

No, estaba muy cansada y no quería pedir información de ningún tipo. Estuve allí media hora y después me marché con mis amigos.

¿Estuvo la agente con usted en todo momento?

En todo momento estuvo conmigo. Estuve en la tribuna viendo las pocas intervenciones de un hemiciclo casi vacío, quedaban apenas los diputados de los grupos minoritarios. Resulta indignante que los partidos mayoritarios abandonen el hemiciclo aunque estén interviniendo los grupos minoritarios.

'Las FEMEN usan su cuerpo como arma política, y me parece muy bien'

¿Va a formular una denuncia por el trato recibido? Si los hechos tuvieron lugar el miércoles, ¿por qué esperó hasta el domingo para denunciarlos públicamente?

No esperé para denunciarlo públicamente. Desde hace nueve años todos los domingos publico una columna en Diario Información. Estuve en un congreso, tuve varios compromisos hasta el viernes. Cuando volví a casa redacté este artículo para el domingo. Dejé apartado mi artículo- sobre paradas y parados- y decidí contarlo. De hecho, el jueves mismo el grupo socialista ya estuvo tomando medidas, haciendo escritos. Por cierto, y aunque me invitara el grupo socialista, quiero dejar constancia de que no estoy afiliada a ningún partido político.

Vuelvo a preguntarle: ¿Por qué la sometieron a un cacheo exhaustivo?

Eso quiero saber yo también. Puedo hacer elucubraciones, tenían mi nombre y lo buscaron en internet y se vio mi implicación con el feminismo, que no es ninguna sorpresa, no me escondo. Llevo años escribiendo en una columna de lo mismo, y en mis trabajos adopto esta perspectiva a menudo. De ahí a que ser feminista signifique ser peligrosa... No se puede actuar restringiendo derechos fundamentales con carácter preventivo. Se pueden tomar ciertas medidas de seguridad, pero no extralimitarse con carácter preventivo.

'Deberíamos preguntarnos qué significa el orden público. ¿Significa pensamiento único?'

¿Considera que el Gobierno está criminalizando la protesta social?

Si, en ese contexto lo interpreto, como una criminalización de la protesta social hasta puntos desconocidos desde hace mucho tiempo, puntos inconstitucionales y antidemocráticos. Se está limitando la libertad para garantizar el poder, pero no se ejerce conforme a los parámetros del derecho. Se están extralimitando, y un ejemplo es la reforma del Código Penal que presenta el ministro Ruiz-Gallardón, en la que se criminalizan las protestas sociales y el desorden público. Lo primero que deberíamos preguntarnos es qué significa el orden público. ¿Significa pensamiento único?

¿Tiene alguna vinculación con FEMEN?

No, pero me parecen muy valientes. Tienen sus formas de lucha y han servido para poner un foco sobre las reivindicaciones feministas. Han convertido su cuerpo en un arma política, porque el feminismo nunca ha usado la violencia. Ellas no usan su cuerpo como objeto, ni para rendir culto a la maternidad, sino como arma política, y me parece muy bien. Hay muchas maneras de luchar, la mía es a través de mi trabajo, de la libertad de expresión

¿Quién es el responsable de estos hechos?

Según el artículo 72 de la Constitución es el presidente del Congreso. Apartado 3: 'Los Presidentes de las Cámaras ejercen en nombre de las mismas todos los poderes
administrativos y facultades de policía en el interior de sus respectivas sedes'. De ahí que mi denuncia se dirija no solamente a las policías, sino también al presidente

El presidente de la Cámara, Jesús Posada,  ha ordenado la apertura de una investigación al respecto. ¿Es suficiente? ¿Sirve para compensar lo ocurrido?

No, no se trata de compensar, si no de que no se vuelva a repetir. Quiero que se constate judicialmente que se ha practicado una vulneración de mis derechos fundamentales, precisamente porque así se establece un límite a este poder que a veces cree que no tiene límites. Me ha pasado a mí aunque podría haberle pasado a cualquiera, pero eso no es óbice para que no siga con la denuncia. A veces, parece que el sistema tiene a sus propios enemigos dentro del sistema.