Público
Público

Méndez defiende el aumento de un 8 por ciento del SMI para ayudar a combatir la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, exigirá al Gobierno de la Nación que mantenga el compromiso de subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y lo incremente un 8 por ciento en 2009 como una medida para ayudar a las familias de renta más baja a combatir la crisis económica.

Méndez ha participado hoy en Zaragoza en una jornada convocada por UGT Aragón para explicar a los delegados sindicales las propuestas para hacer frente a la crisis, que ha concluido con una breve manifestación hasta la Cámara de Comercio e Industria, donde han realizado la suelta de 270 globos negros, uno por cada expediente de regulación de empleo presentado en la Comunidad con fecha 3 de diciembre.

En la rueda de prensa previa a la asamblea, Cándido Méndez se ha mostrado partidario de que la Administración apruebe aquellos expedientes que vayan con acuerdo de los sindicatos pero no los que se presenten sin respaldo, y pretende también que el Gobierno haga frente de manera "racional y proporcional" a su compromiso de situar el SMI en 800 euros a lo largo de la legislatura.

A juicio del líder de UGT, el incremento de un 8 por ciento para el próximo año, unos 48 euros al mes, puede ser una aportación de "cierta significación" para mejorar la renta familiar y combatir la crisis.

También cree necesario que las inversiones públicas anunciadas por el Gobierno se ejecuten con agilidad así como que el Estado vigile que las ayudas a las entidades financieras, importes que, ha subrayado, salen del "bolsillo del trabajador", sirvan para mejorar la situación de las pequeñas y medianas empresas y de las familias.

Méndez también ha hecho referencia a importancia de renovar el acuerdo de la negociación colectiva pero manteniendo el modelo consolidado de revisión salarial, el reparto productivo y el control de la inflación.

A su juicio es "contraproducente" cualquier tipo de mensaje que aboque a la reducción de los salarios o los derechos laborales de los trabajadores, "recetas caducas y fracasadas" que además "ahondarían en la crisis de confianza" de las familias.

Según Méndez, la negociación debe debatir medidas para proteger el empleo, mejorar la seguridad e higiene laboral y la igualdad tanto entre hombres y mujeres como entre contratados y fijos, la formación, la lucha contra la siniestralidad laboral y el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios.

"La crisis económica tiene una faceta que es el desplome de las rentas de las familias españolas y para contribuir a superarla se deben acometer inversiones públicas pero también mantener el empleo y el poder adquisitivo", ha insistido Méndez, quien ha advertido que, en caso contrario, la crisis se ahondaría aún más.