Publicado: 17.08.2011 00:10 |Actualizado: 17.08.2011 00:10

Merkel y Sarkozy relanzan la Tasa Tobin para la banca

Presentarán en septiembre una propuesta. Rechazan la creación de los eurobonos. Abogan por un "verdadero Gobierno económico" en la eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En medio de los ataques de los mercados contra los países del euro, los máximos dirigentes de Francia y Alemania volvieron a poner ayer sobre la mesa imponer una tasa sobre las transacciones financieras, una forma de recuperar la antigua tasa Tobin, que consiga frenar la especulación. "Es una prioridad para nosotros", aseguró el presidente francés, Nicolás Sarkozy, tras haber mantenido la segunda cumbre bilateral en menos de un mes con la canciller alemana Angela Merkel.

La tasa sobre la banca figura en la agenda de ambos mandatarios desde hace un par de años, cuando se propuso en el G-20; Berlín lo defendió nuevamente en mayo de 2010, en medio del debate del primer rescate para Grecia. En junio, el Europarlamento aprobó una resolución a favor de la Tasa Tobin, y la Comisión Europea la hizo suya y la incluyó en su propuesta de perspectivas financieras a partir de 2013, como otro de los instrumentos para alimentar el presupuesto de la UE. Según la Fundación Ideas, la UE ingresaría entre 200.000 y 586.000 millones de euros anuales con esa tasa.

La idea de Merkel y Sarkozy es fundar un "verdadero Gobierno económico"

Sarkozy y Merkel anunciaron que presentarán formalmente una propuesta sobre la tasa para la banca en septiembre, junto con otras medidas para mejorar la coordinación e integración de las políticas económicas en la eurozona. Probablemente se presenten en la reunión informal del Ecofin (los ministros de Finanzas de la UE), de mediados de mes en Breslau (Polonia).

La idea de Merkel y Sarkozy es fundar un "verdadero Gobierno económico" con autoridad y competencias en la eurozona. Esta institución tendrá capacidad de juzgar e incluso penar, en base a reglas aún no descritas. Se reunirá con carácter bianual, y en caso de necesidad, más a menudo. Su presidencia será rotatoria, durará dos años y medio; y según la voluntad de París y Berlín, la ocuparía en primer lugar, el presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy.

París y Berlín proponen también que cada uno de los 17 países del euro fije, antes del verano de 2012, un límite a la deuda pública en su respectiva Constitución, siguiendo el ejemplo de la legislación germana, o en una norma legal de rango elevado. Esta iniciativa ya estaba recogida en el Pacto para la Competitividad planteado en febrero por Alemania, y que, en su versión final, el Pacto por el Euro, aparece mucho más edulcorada.

Merkel insiste en armonizar el Impuesto sobre Sociedades a nivel europeo

Merkel, además, insiste en armonizar el Impuesto sobre Sociedades a nivel europeo. De momento, ha pactado con Sarkozy implantar un impuesto común para las empresas francesas y alemanas en 2013.

Pero no todo fueron propuestas en positivo. También hubo negativas: ambos líderes rechazaron por completo el uso de los eurobonos. Merkel no considera que puedan resultar útiles para combatir la crisis. El presidente francés, sin embargo, probablemente en un intento por calmar a los mercados, pendientes de un acuerdo sobre este asunto, apostilló: "Quizás se puedan presentar los eurobonos en el futuro, algún día, al final de un proceso de integración europea. Pero no al principio".

Para Sarkozy, "el crecimiento es la clave de todo" y tanto Francia como Alemania "asumen su responsabilidad en esta situación compleja y difícil", en la que los dos se comprometen, dijo, a "caminar al mismo ritmo" para defender el crecimiento en la eurozona. Sin embargo, en la cumbre no se anunció ninguna medida de estímulo económico, y, además, ambos mandatarios alabaron los programas de ajuste que están emprendiendo España e Italia, al asegurar que resultan "extremadamente importantes" para la credibilidad de la eurozona.