Público
Público

Miguel Carcaño dejó una carta en su celda antes de intentar suicidarse

El documento, cuyo contenido se desconoce, podría ser clave para una investigación caracterizada por los continuos cambios de versión de los implicados

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Miguel Carcaño, principal inculpado en el caso de la muerte y desaparición de Marta del Castillo, que supuestamente intentó suicidarse en la prisión de Morón de la Frontera (Sevilla), dejó una carta en su celda. Así lo indicaron a Público fuentes del caso y lo confirmó Claudio Esteban, coordinador de Prisiones de CSI-CSIF Sevilla. La carta, cuyo contenido se desconoce, podría ser clave para una investigación durante la cual el propio Carcaño y otros supuestos implicados han cambiado reiteradamente de versión. La misiva ya está en poder del titular dl juzgado de instrucción número 4 de Sevilla.

Entre los trabajadores de la prisión cunde además la percepción de que el intento de suicidio de Miguel obedeció más 'a un intento de llamar la atención' que a una verdadera determinación por quitarse la vida, según fuentes penitenciarias. 'El intento fue en la puerta del baño. Eso está a un paso del comedor, donde están todos, y poco antes de la hora de la cena. Son circunstancias que indican que es posible que el interno quisiera ser descubierto', afirma Claudio Esteban, que opina que sus actos podría obedecer a la intención de dar mayor credibilidad a su carta. 'Hay que tener en cuenta, a la hora de evaluar su conducta, que estas personas pasan 24 horas al día dándole vueltas a todas las posibilidades', añade.

El preso no sufrió heridas de consideración, como se comprobó después de que el interno-sombra que siempre lo acompaña diera la voz de alarma y se abortara el intento. No hizo falta sacarlo de la prisión, como es habitual tras los intentos de suicidio, ni tampoco atenderlo de urgencia. Simplemente se le administró un calmante, según fuentes penitenciarias.

En cuanto al acceso al cordón de Miguel, acogido al Protocolo de Prevención de Suicidios desde su ingreso en la cárcel el 17 de febrero, estas fuentes aclaran que dicho protocolo supone una supervisión y una vigilancia continuas, que en este caso han funcionado, pero que no es el mismo régimen que el de aislamiento, cuando se le priva de cualquier herramienta que eventualmente pudiera utilizar el reo contra sí mismo.

Miguel Carcaño, tras sus últimos cambios de confesión, le pidió al juez que extremase las medidas de protección en la cárcel, temeroso de que peligrase su integridad física, según fuentes del caso. Su situación, no obstante, había mejorado tras su llegada al módulo de ingreso de Morón, donde las medidas organizativas y las barreras arquitectónicas le permitían estar más al margen del resto de reclusos, y siempre vigilado por presos de confianza. En Sevilla, según fuentes del caso, sí había estado más expuesto a amenazas e insultos.

Antonio del Castillo, padre de la joven Marta, desaparecida desde el 24 de enero, ha afirmado este viernes que si Miguel C.D., presunto asesino de su hija, se ha intentado suicidar, él 'no se lo va a impedir', pero que antes 'revele el paradero del cuerpo' de la muchacha.

Antonio del Castillo ha dicho que no sabe 'si es una maniobra suya para llamar la atención y dar pena' o si 'tiene tanto miedo de que se le escape el nombre de la persona a la que está encubriendo' que prefiere suicidarse.