Público
Público

Miguel Lizana plasma en sus fotos historias de superación tras un conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de un centenar de fotografías de claro contenido social, fruto de viajes por Bosnia-Herzegovina, Guatemala, Cuba y Uruguay entre 2000 y 2004, y que narran historias de supervivencia después de un conflicto, componen el libro "Vidas y tránsitos", del fotógrafo español Miguel Lizana.

Son instantáneas, indicó el autor en entrevista telefónica con Efe, que narran "historias de superación" en zonas donde ha acaecido "algún tipo de conflicto, ya sea bélico, como en Bosnia, o económico, como en Uruguay", y que reflejan las situaciones cotidianas de las personas retratadas.

"Vida y tránsitos", editado por Tropo con el apoyo de la Agencia España de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), lo definió su autor como un trabajo de "fotografía humanitaria y social" llevado a cabo "sin urgencias" y "con serenidad, con mucho cuidado y mucho tiempo".

Lizana, que se licenció en Derecho en Zaragoza, donde nació, y se diplomó en Fotografía en el Kensington and Chelsea College, de Londres, explicó que en su trabajo no recurre a "la noticia del día a día" sino que, todo lo contrario, se acerca a los sitios para fotografiarlos "después de la noticia".

Así "Vidas y tránsitos" trasmite ese "después" de un conflicto y sus más de cien instantáneas tienen "un contenido social claro", pero con la intención, "no de subrayar el dolor, sino más bien de sugerirlo", por lo que "no son demasiado explícitas".

Lizana señaló que su libro, además de "un lado de denuncia", tiene "un lado estético", y que para él optó por emplear la película Kodak TRI-X, usada por fotógrafos como el brasileño Sebastiao Salgado.

Con ella captó esas escenas prendidas de "cotidianeidad" en blanco y negro, porque, según él, el blanco y negro es más "evocador" y les añade "un punto de dramatismo" a las instantáneas.

Asimismo, apuntó que, en esta apuesta suya por lo analógico, fue más intimista en el proyecto de Uruguay y la foto paisajista la quiso con "más grano y desenfoque", de una Olympus XA, una cámara compacta "conocida por ser empleada por fotógrafos profesionales en sus vacaciones", que compró de segunda mano en Londres.

En su libro, Lizana apostó por apoyar sus instantáneas con versos de diferentes autores. Así, el poema "Una más alta empresa", del poemario "Metales pesados", con el que Carlos Marzal ganó el Premio Nacional de Poesía 2002, sirve de prólogo.

A continuación, cada una de las cuatro series en que se divide el volumen se abre también con un poema. Así, la dedicada a Bosnia-Herzegovina comienza con el poema "La larga glosa", del alicantino José Daniel Espejo; y la de Guatemala, con "La resignación y la asfixia", del guatemalteco Javier Payeras.

"Apoyado en un Mustang del 66", de Lara Moreno, sirve de apoyo para las instantáneas de La Habana, y "Bienvenida", del poemario "Poemas de otros", de Mario Benedetti, para el trabajo de Uruguay.

El autor, que en la actualidad trabaja para la AECI, confesó que sus imágenes dejan traslucir que ha estudiado y bebido de fotógrafos clásicos como "Josef Koudelka, Robert Frank, Willy Ronis" y también de Bernard Plossu, con quien coincide en que "la fotografía es como un espejo de dos caras: en una se refleja lo que tú fotografías y en la otra te reflejas tú".

Belén Palanco