Público
Público

Miles de musulmanes celebran el Aid El Kebir o Fiesta del Sacrificio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de musulmanes celebran a partir de hoy en toda España el Aid El Kebir o Fiesta del Sacrificio, considerada como la Pascua Grande del Islam, una festividad que en Melilla viven unas 35.000 personas, más de un tercio de la población.

Las calles de la ciudad autónoma han amanecido por ello más desiertas de lo habitual, aunque han empezado a llenarse poco antes del rezo de la mañana.

Poco antes de las 9:00 horas, la llamada del muecín ha marcado el inicio de una jornada festiva, en la que, como manda la tradición, las familias musulmanas han sacrificado un cordero o varios, dependiendo de su capacidad económica.

Según datos aportados por la Ciudad Autónoma, a lo largo de los últimos días más de 5.500 animales han cruzado la frontera con Marruecos para ser sacrificados, de los que unos 2.000 lo hicieron ayer, apurando hasta el último momento las compras, quizás con el objeto de ahorrarse unos euros.

Y es que el precio del cordero varía no sólo en función del peso, sino también de la alimentación con la que se ha criado, por lo que puede costar entre 100 y 350 euros, dependiendo de esas características.

Como viene siendo habitual en Melilla, la jornada ha comenzado con un rezo multitudinario celebrado en una explanada próxima al cuartel de La Legión, donde más de 4.000 personas se han dado cita para rezar las plegarias en la que la frase más repetida ha sido "Alá es grande".

A pesar de la multitudinaria cita, otras mezquitas han abierto sus puertas para aquellas personas que prefieren rezar en el lugar donde lo hacen habitualmente o para aquellos ancianos que no pueden desplazarse al mismo lugar que la multitud.

Tras el rezo, se ha producido el esperado momento de llevar a cabo el sacrificio.

En la casa de Ajauri, un musulmán que ha abierto las puertas de su casa a la prensa, un cordero bien cebado esperaba en uno de los corrales de la finca el momento de ser sacrificado para dar cumplimiento al precepto religioso basado en un pasaje de la Biblia.

Y es que el Aid El Kebir tiene su origen en el pasaje bíblico en el que Dios le pide a Abraham que, como prueba de fidelidad, sacrifique a uno de sus hijos, aunque es sustituido por un cordero, tal y como explica el patriarca.

Tras el corte en el cuello del animal, comienza un laborioso trabajo que implica la retirada de la piel y de las vísceras, una labor que realizan expertos matarifes y en la que también colaboran miembros de la familia.

Mientras, en el hogar, las mujeres se encargan de preparar también otros manjares que degustarán durante tres días, entre ellos los deliciosos dulces a base de almendra que acompañan al tradicional té de hierbabuena, un aperitivo que va abriendo el apetito mientras que se descuartiza y se prepara el animal sacrificado.

Un tercio del cordero se lo quedará la familia, mientras que las dos partes restantes se repartirán entre los vecinos y los necesitados, todo ello con el objetivo de que todo el mundo pueda disfrutar de esta celebración tan importante.

En Melilla, hoy resulta más difícil realizar cualquier actividad cotidiana como tomar un café o incluso coger un taxi, ya que la mayoría de los negocios cuentan con personal musulmán.

En 2010 el Aid El Kebir será ya festivo, ya que por primera vez el Gobierno melillense ha incluido esta fiesta dentro del calendario laboral, cumpliendo así una reivindicación de una buena parte de la población.

Melilla ha sido la primera ciudad española en reconocer de esta forma una fiesta musulmana, un reconocimiento necesario para seguir siendo un "ejemplo" de convivencia intercultural, en el que todos, independientemente de sus creencias, viven las celebraciones de cada comunidad.