Público
Público

El ministro italiano quiere que sea posible expulsar a los ciudadanos comunitarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, ha asegurado que Italia quiere lograr que sea posible expulsar de los países de la Unión Europea a aquellos ciudadanos comunitarios que vivan en un Estado miembro diferente al suyo y que no cumplan con los requisitos mínimos fijados por la UE para ello.

En una entrevista publicada hoy por el diario "Corriere della Sera", Maroni aplaude la política de deportación de gitanos que ha emprendido Francia, aunque recalca que ha llegado el momento de dar un paso más.

Así, el titular del Interior habla de la posibilidad de "expulsar a los ciudadanos comunitarios como sucede con los inmigrantes clandestinos, no de repatriaciones asistidas y voluntarias".

Maroni precisa que la medida sería válida tan sólo para los inmigrantes comunitarios que "violaran la directiva que establece los requisitos mínimos para aquellas personas que viven en otro estado miembro: renta mínima, residencia adecuada y no estar a cargo del sistema social del país que les acoge".

Maroni recuerda que Italia propuso en el pasado esta medida en Bruselas pero que el comisario europeo de Justicia, Jaques Barrot, se negó por el principio de proporcionalidad, al tiempo que precisó que la única sanción posible para un inmigrante comunitario es la de una "invitación a abandonar el país (de acogida)".

Una actuación, ésta última, que según el ministro italiano "sirve para bien poco".

En esta misma línea, Maroni subraya que el próximo 6 de septiembre "volverá a la carga" sobre la medida durante el encuentro de ministros del Interior de países de la UE que se celebrará en París.

Sobre si ha observado un nivel de oposición y critica menor ante la actuación del Gobierno francés a la registrada cuando Italia propuso medidas similares en los últimos dos años, Maroni lo atribuyó a "un viejo prejuicio existente en ciertos ámbitos de la izquierda, de la Iglesia y del asociacionismo".

"Si una cosa la hace (el presidente del Gobierno español José Luis Rodríguez) Zapatero está bien, si la hace (Nicolas) Sarkozy, en fin, pero si la hace el gobierno (de Silvio) Berlusconi con un ministro de la Liga Norte es necesario atacarle porque seguramente viola los derechos humanos", denunció.

Maroni es uno de los líderes de la formación separatista italiana de la Liga Norte, socia en el Gobierno de Silvio Berlusconi y que es considerada xenófoba.