Público
Público

Los ministros europeos analizan nuevas tasas a la banca para sufragar la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los ministros europeos de Economía y Finanzas debaten hoy en Bruselas la introducción de nuevas tasas a la banca, para sufragar futuras crisis del sector, y sobre las transacciones financieras internacionales.

Según datos de la Comisión Europea, España podría recaudar entre 490 y 1.905 millones de euros con la tasa que la Unión planea para que sean los bancos, y no el contribuyente, los que paguen el coste de las eventuales bancarrotas y liquidaciones bancarias.

En el conjunto de la Unión Europea esta cantidad se situaría entre los 26.215 y los 4.870 millones de euros.

En este sentido, la ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se mostró ayer proclive a poner en marcha una nueva tasa a la banca, más allá de las ya existentes en España, si la Unión Europea llega a un acuerdo sobre el asunto.

"España tiene ya su fondo de garantía de depósitos pero siempre hemos dicho que estaríamos dispuestos a contemplar una forma de completar ese fondo si finalmente eso es lo que se decide", aseveró la vicepresidenta segunda del Gobierno.

El Consejo de Economía y Finanzas (Ecofin) debate hoy la cuestión, aunque fuentes comunitarias aseguran que "aún queda mucho trabajo por hacer" antes de llegar a acuerdos sobre un posible impuesto común.

La propuesta legislativa de la Comisión Europea a este respecto no llegará antes de la primavera de 2011, aunque ya ha hecho pública su preferencia por la puesta en marcha de un "fondo de resolución" por cada Estado miembro que sea financiado con impuestos sobre las actividades bancarias.

Bruselas considera que es conveniente armonizar estos instrumentos a escala europea para evitar distorsiones de competencia y la doble imposición de las entidades bancarias en varios estados miembros.

Los ministros de Finanzas también discutirán este martes cómo instaurar un gravamen sobre las transacciones financieras a nivel global, que generaría unos ingresos de 18.000 millones de euros al año en toda la UE, según el mismo informe de la CE.

Este impuesto, que no es excluyente con el anterior, tendría la ventaja de que serviría para desincentivar las practicas de riesgo, además de compensar al sector público por las cuantiosas ayudas y garantías otorgadas a las entidades financieras durante la reciente crisis, según la CE.

La ministra Salgado expresó reservas sobre este gravamen, para el que no existe el necesario consenso a nivel internacional.

"Por el momento, no nos hemos decantado por ninguno pero siempre hemos dicho que vemos grandes dificultades prácticas a la tasa sobre las transacciones financieras internacionales", aseguró Salgado.

El debate sobre la situación presupuestaria también vuelve hoy a la agenda de los ministros en las reuniones del Ecofin y del Eurogrupo, que contrariamente a la costumbre se celebran el mismo día y en orden inverso.

La reunión del grupo especial de trabajo encargado de perfilar la reforma de la disciplina presupuestaria común terminó anoche sin acuerdo sobre el nuevo sistema de sanciones y el papel que debe atribuirse a la deuda de los países en el procedimiento de infracción.

"La reunión no ha ido muy bien. No diría que ha sido un paso atrás pero ha habido un bloqueo general de todos los puntos que estaban sobre la mesa", aseguraron a Efe fuentes diplomáticas al término del encuentro del grupo, integrado por los ministros de Finanzas de la UE y liderado por el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

"En las tres primeras reuniones había un espíritu positivo, pero se ha agotado esa voluntad colectiva de avanzar", añadieron las mismas fuentes, que consideraron que quizá la mejoría de la coyuntura económica haya enfriado los ánimos para endurecer la disciplina presupuestaria, que a fin de cuentas "supone una cesión de la soberanía a Bruselas".