Publicado: 04.11.2013 10:29 |Actualizado: 04.11.2013 10:29

Mondragón aplaza la reunión con las instituciones vascas para buscar soluciones ante la crisis de Fagor

El encuentro tendrá lugar el próximo miércoles en Vitoria. Fagor tratará de conseguir en 10 días 170 millones para evitar el concurso de acreedores.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Cooperativa de Mondragón ha aplazado la reunión prevista con la propia cooperativa Fagor, el Gobierno Vasco y la Diputación, para intentar paliar los efectos de la grave crisis que atraviesa la firma.

El encuentro se ha anulado ante la imposibilidad del grupo Mondragón de acudir a la cita y se aplazará hasta el miércoles, cuando se reunirán en Vitori.

Así lo han confirmado fuentes de la Diputación de Gipuzkoa, casi al mismo tiempo que el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado en rueda de prensa la intención de su Ejecutivo de liderar una nueva convocatoria "con la mayor urgencia posible" y con "discreción".

 

El empleo iba a ser el asunto central de la reunión, a la que, por parte del gobierno vasco tenían previsto acudir los consejeros de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, y de Empleo y Asuntos Sociales, Juan Mari Aburto.

Fagor Electrodomésticos reconoció ayer que "trabaja a contrarreloj" y "mantiene conversaciones" con competidores y fondos de inversión para lograr los 170 millones que precisa para garantizar su futuro, pero ha asumido que es "muy difícil" y que no puede permanecer "mucho más tiempo así, con todas las plantas paradas", con lo que se daba un plazo máximo de "diez días" antes de presentar el concurso de acreedores.

La prioridad de las instituciones consiste ahora en buscar salidas para paliar la destrucción de puestos de trabajos en la zona, por lo que los alcaldes, la Diputación y el Gobierno Vasco mantendrán un encuentro en los próximos días con la dirección de la Corporación Mondragón y de Fagor Electrodomésticos.

La consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, ya anunció que el Gobierno Vasco trabajará conjuntamente con la empresa y el grupo cooperativo para tratar de paliar el escenario que se abre, que es "grave y complicado".

Por su parte, la compañía Fagor ha asegurado que no tenían constancia, salvo por los medios de comunicación, de esta reunión.

Fagor Electrodomésticos está intensificando sus gestiones para evitar entrar en concurso de acreedores y centra sus esfuerzos en negociaciones con algunos fabricantes de electrodomésticos y fondos de inversión para lograr financiación. La compañía tiene una deuda de 850 millones de euros. Tras la negativa de la Corporación Mondragon a dotarle de más recursos, trata de buscar otras vías para conseguir los 170 millones que necesita.

La empresa presentó preconcurso de acreedores para lograr un tiempo que le permitiera refinanciar su deuda, si bien, la semana pasada se vio obligada a registrar el concurso voluntario para su filial polaca Mastercook.

La cooperativa vasca está estudiando otras posibles vías para financiar su negocio y, en estos momentos, se está centrando en los contactos con fondos de inversión y algunos fabricantes extranjeros de electrodomésticos, sin que, por el momento, haya ninguna "novedad".

En el supuesto de que en el plazo de una semana o diez días no logren la financiación necesaria, Fagor Electrodomésticos presentará finalmente el concurso de acreedores. "Mucho más plazo, no vamos a dejar", han añadido.

Por otra parte, en relación a las reclamaciones que están realizando socios cooperativistas por las aportaciones voluntarias que han realizado, han reconocido que, en este situación, no pueden dar "muchas respuestas" a sus reclamaciones y parece "difícil" que, en este momento puedan recuperar su dinero, teniendo en cuenta la actual situación de preconcurso y la "posibilidad" de entrar en concurso en un plazo breve.

Los trabajadores de Edesa de Basauri, en grupos de diez personas, iniciarán este martes un encierro en la inmediaciones de la planta para exigir "soluciones" al grupo Fagor Electrodomésticos, al que pertenecen, según han informado los empleados. En total, una plantilla de más de 200 trabajadores, defienden que su negocio, -la fabricación de termos eléctricos- es "viable" y, por tanto, no tiene sentido, a su juicio, cerrar la fábrica.