Público
Público

Moratinos dice que no se han hecho concesiones a Marruecos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno español no ha hecho ninguna concesión a Rabat para lograr el regreso a El Aaiún de la activista saharaui Aminetu Haidar, según aseguró el viernes el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

"No hemos hecho concesiones o no concesiones (...) Se han hecho unas amplias negociaciones con las autoridades marroquíes y al final han entendido que lo normal y lo lógico y lo razonable era permitir el regreso de la ciudadana Haidar a El Aaiún", dijo Moratinos en una rueda de prensa en Bruselas.

Haidar, que llevaba 32 días en huelga de hambre tras ser expulsada por Marruecos, llegó al Sáhara Occidental el viernes de madrugada tras alcanzarse un acuerdo para su vuelta a casa, desactivando una crisis diplomática entre Madrid y Rabat.

"No hubo condiciones. Mis posiciones no pueden venderse en subasta", dijo Haidar al canal de televisión francés France 24 por teléfono, hablando a través de un intérprete.

El acuerdo, en el que medió Francia y Estados Unidos, llegó después de semanas de intensos contactos bilaterales e internacionales por parte de las autoridades españolas para solucionar la situación de la activista saharaui, que se había declarado dispuesta a morir si no se le permitía volver a su casa.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, felicitó a Moratinos por su "gran sentido de la responsabilidad" y negó que el Ejecutivo hubiera mentido sobre este asunto, cuya resolución fue "difícil".

"El Gobierno no engañó en ningún momento, lo cual es absurdo y rídiculo", dijo Zapatero en Copenhague, donde participaba en la cumbre sobre el clima.

IMAGEN "MANCHADA"

Marruecos se había negado inicialmente a aceptar a Haidar, que hace campaña para la independencia del Sáhara Occidental, a menos que la activista jurara lealtad a Mohamed VI.

"Yo estoy esperando el perdón del Rey por todas las víctimas de encarcelamiento, de tortura, de desaparición forzosa, yo nunca voy a pedir al Rey perdón (..) porque yo no soy culpable, no soy criminal, el culpable es el régimen marroquí, es el que tiene que pedir perdón", dijo Haidar en declaraciones recogidas por RNE.

Un analista marroquí dijo que Rabat permitió la vuelta de Haidar tras la presión occidental y ahora podría verse forzado a hacer concesiones al movimiento por la independencia.

"Marruecos cedió ante la presión de España, Europa y Estados Unidos. Aceptó su vuelta después de arrinconarse ellos mismos al subrayar que no la dejarían volver", dijo Ali Azula, director del diario Al Jarida al Ula.

Anzula, que escribe sobre el conflicto de la ex colonia española, dijo que el Frente Polisario puede buscar más concesiones de Rabat en futuras rondas de conversaciones de paz, como la participación de la ONU en el seguimiento de los derechos humanos en el territorio.

El Gobierno marroquí dice que Haidar pudo volver a casa gracias a la "tolerancia y generosidad" del país y tras la intervención de varios países en su nombre.

Taufil Buachrine, director del diario de gran tirada Ajbar al Yum al Maghribia, dijo que la huelga de hambre "manchó" la reputación de Marruecos en el exterior en lo que respecta a los derechos humanos.

"Los líderes del Gobierno de Marruecos no entendieron que el tema más intocable en el mundo en la actualidad es el respeto de los derechos humanos. Pusieron la soberanía de Marruecos primero y chocaron con sus principales aliados en el extranjero por la cuestión de los derechos", dijo.

Sin embargo, para los simpatizantes del Frente Polisario en el Sáhara Occidental, no hay duda de que Haidar ganó una batalla contra el Gobierno de Rabat.

"Su vuelta es una gran victoria y con ella ha ganado a la campaña marroquí de impedirle vivir en su lugar de origen", dijo Mohamed Mutawakil, miembro del grupo de defensa de los derechos humanos Codesa, que está presidido por Haidar.