Publicado: 21.10.2014 12:43 |Actualizado: 21.10.2014 12:43

Muere el presidente de la petrolera francesa Total en un accidente de avión en Moscú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la petrolera francesa Total, Christophe de Margerie, falleció este lunes en un accidente de avión en el aeropuerto moscovita de Vnukovo. En el siniestro también fallecieron los tres tripulantes del Falcon 50 en el que viajaba De Margerie, de 63 años.

El conductor de la máquina quitanieves implicada en el accidente estaba borracho, según informó el Comité de Instrucción (CI) de Rusia, y ya ha sido detenido. El avión del presidente de Total, un Dassault Falcon 50, se estrelló tras colisionar con una máquina quitanieves cuando se disponía a despegar con destino a París. Inicialmente se informó de que el conductor de la quitanieves también había muerto, pero más tarde la oficina de prensa del aeropuerto comunicó que éste había resultado ileso en el accidente.

El abogado de Vladímir Martinénkov, el conductor de la máquina, ha informado de que "ha sido detenido y está bajo investigación". El letrado adelantó que los investigadores, que consideran a Martinénkov culpable del accidente, solicitarán al juez prisión preventiva para su defendido. Sin embargo, niega que estuviera bajo los efectos del alcohol: "En el momento del accidente él (Martinénkov) estaba sobrio".  "Mi defendido sufre una enfermedad cardiaca crónica, no bebe y esto pueden corroborarlo sus familiares y médicos", sostuvo el abogado.

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, aseguró que las autoridades harán todo lo posible por esclarecer cuanto antes todas todas la circunstancias que rodearon el accidente. El avión del presidente de Total, un Dassault Falcon 50, se estrelló cuando se disponía a despegar tras colisionar con una máquina quitanieves.

 

La portavoz de Vnúkovo, Elena Krilova, declaró a la prensa local que el Falcon 50 no llegó a despegar y se incendió tras colisionar con la quitanieves, que se hallaba en medio de la pista.

Los medios franceses han definido a De Margerie como un gran estratega y un emblema de Francia, un hombre que eligió trabajar en Total porque la sede quedaba cerca de su casa y que se forjó durante cuatro décadas en el seno del cuarto grupo petrolero del mundo.

De Margarie (Mareuil-sur-Lay-Dissais, 1951), al que apodaban Big Moustache por su enorme bigote blanco, entró en la dirección financiera del grupo Total en 1974 tras licenciarse en la Escuela Superior de Comercio de París. Ocupó diversos puestos hasta que en 1995 fue nombrado director general de la petrolera para Oriente Medio, puesto en el que se curtió en la diplomacia económica. En 2002 ascendió a director de exploración y producción del grupo, y en 2007 a director general.

Continuó su ascenso en la empresa más rica de Francia hasta llegar a la cima de la firma en 2010 para relevar a Thierry Desmarest, su mentor y actual presidente de honor del cuarto grupo privado de petróleo y gasista del mundo, con cerca de 100.000 empleados y una facturación de 189.542 millones de euros (242.480 millones de dólares).

Su inesperada muerte tuvo lugar en Rusia, país en el que Total está implantada desde 1991. Desde 2011 tiene parte del capital de la rusa Novatek, que produjo el equivalente a 179.000 barriles diarios en 2012.

De Margerie no era partidario de las sanciones de la Unión Europea (UE) contra Rusia por la crisis en Ucrania, sino del "diálogo constructivo" que requiere "la interdependencia económica", según había afirmado. Total quiere que Rusia sea su principal zona de producción de hidrocarburos en 2020, según la revista económica francesa Challenges.

Uno de los episodios más amargos de su carrera fue la imputación por delitos de corrupción, tráfico de influencias y abuso de bienes sociales por el llamado caso del "petróleo por alimentos", que le mantuvo 24 horas en detención judicial poco después de su nombramiento como director general de Total, en 2007. Finalmente, De Margerie fue absuelto en 2013, junto con personalidades como el exministro francés del Interior Charles Pasqua, de haberse beneficiado de comisiones para violar el embargo impuesto al Irak de Sadam Husein tras la invasión de Kuwait en 1990.

De Margerie estaba casado, era padre de tres hijos y le gustaba el esquí, la vela, el tenis y los deportes de motor.