Público
Público

Muertes y drogas empañan el legado del sello Motown

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Dean Goodman

En algún momento durante la década de 1970, el cantante Marvin Gaye reflejó su turbulenta carrera en una oscura canción titulada "Dream of a Lifetime".

"Doy las gracias a Dios por mi vida maravillosa" cantó el 'enfant terrible' del sello Motown Records. "He tenido mis altibajos, pero doy gracias a Dios", señaló.

La vida de Gaye culminó de forma violenta en 1984. Su padre, un predicador retirado, lo mató a tiros durante una pelea doméstica un día antes de que el cantante cumpliera 45 años.

Mientras Motown celebra sus 50 años de vida en 2009, el sello musical y los melómanos se centrarán sin duda en las rítmicas canciones y sus jóvenes intérpretes que trajeron alegría a millones de personas alrededor del mundo.

Smokey Robinson, Diana Ross y Stevie Wonder se han transformado en leyendas vivas, pero la suerte no fue tan amable con otros artistas y compositores que trabajaron duro en el estudio de "Hitsville U.S.A." cerca del centro de Detroit.

Las drogas, pobreza, suicidios y asesinatos se cobraron muchas figuras de Motown. Gaye, un alma torturada cuya fama estuvo marcada por las drogas, divorcios, peleas con la discográfica y la bancarrota, es probablemente su víctima de más alto perfil.

El año anterior al asesinato de Gaye, el virtuoso bajista James Jamerson murió en la oscuridad. Jamerson, un alcohólico furioso, que tocó en la obra cumbre de Gaye, el álbum de 1971 "What's Going On", ha sido desde entonces adorado por los aficionados.

SUICIDIO EN UN AUTOMÓVIL

Otros siguen siendo menos reconocidos.

Roger Penzabene, el co-compositor de la lúgubre pieza maestra de The Temptations "I Wish It Would Rain", se suicidó en 1967. El batería Benny Benjamin, el ritmo detrás del sonido de Motown, falleció de una apoplejía en 1969 tras luchar contra las drogas y el alcohol.

El co-fundador de los Temptations, Paul Williams, corazón del grupo y primera voz en "Don't Look Back", se entregó al alcohol y al final no pudo tocar más. Dos años después de abandonar la banda, en 1973, se suicidó mientras se encontraba en un automóvil aparcado a dos manzanas de Motown.

Otro problemático miembro de los Temptations David Ruffin, voz principal del tema "My Girl", falleció de una sobredosis de drogas en 1991.

Una de las primeras estrellas de Motown Mary Wells famosa por el tema "My Guy" murió al año siguiente de cáncer de garganta. En sus últimos días se enfrentó a la pobreza, así como la ex miembro de las Supremes Florence Ballard, quien murió de una trombosis coronaria en 1976.

Por supuesto, la mayor parte de los sellos posee una gran lista de fallecidos, y la gente creativa tiene sus fragilidades. Pero Motown, al menos inicialmente, trató a sus artistas como una familia, cuidando de todas sus necesidades personales y profesionales.

Aún así, funcionaba como una línea de ensamblaje de automóviles, con duras presiones para todos para que sacaran nuevos éxitos y que fueran de gira sin cesar.

"Los que bebían o ingerían drogas se transformaron en alcohólicos o drogadictos por el estrés de las giras", dijo Billy J. Wilson, jefe de la asociación, con sede en Detroit Motown Alumni. "Se deprimían y la depresión se debía al ambiente de la industria del entretenimiento", explicó.