Público
Público

Una mujer tiene dos bebés tras un trasplante de tejido ovárico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una mujer dio a luz a dos niñas en embarazos por separado después de recuperar la fertilidad mediante un trasplante de tejido ovárico, la primera vez que el complejo tratamiento da como resultado dos bebés.

Claus Yding Andersen, el doctor danés que trató a la mujer, dijo que el caso demostró que el restablecimiento de tejido del ovario era un método válido de preservación de la fertilidad y su uso debería ser promovido en niñas y mujeres que se enfrentan con tratamientos que pueden afectar sus ovarios.

"Esta es la primera vez en el mundo que una mujer da a luz a dos niños con embarazos separados como resultado de un trasplante de tejido ovárico congelado y descongelado", dijo Andersen, que informó del caso en la revista médica Human Reproduction.

A su paciente, una mujer también danesa llamada Stinne Holm Bergholdt, los médicos le extirparon tejido ovárico y lo congelaron mientras ella se realizó un tratamiento contra el cáncer. Una vez que se curó de la enfermedad, se lo volvieron a implantar.

La mujer dio a luz a una niña en febrero de 2007 tras ser sometida a fertilización asistida. Pero luego, en 2008, descubrió que había concebido a una segunda niña, a la cual dio a luz por parto natural en septiembre de ese año.

Nueve niños han nacido en todo el mundo como resultado del trasplante de tejido ovárico congelado y descongelado. Tres de ellos, incluyendo las dos de Bergholdt, nacieron en Dinamarca tras un tratamiento dirigido por Andersen, un profesor de Fisiología de Reproducción Humana en el Hospital Universitario de Copenhague.

Gillian Lockwood, directora médica de Servicios de Fertilidad Midland, en el centro de Inglaterra, y Pete Braude, jefe de salud femenina en la King's College London, dijeron que la clave del éxito de este tipo de tratamiento fue la edad de la mujer.

"El hecho de que es posible obtener muchos más óvulos a partir de porciones congeladas de la corteza del ovario (...) significa que podría ser una opción mejor para las pacientes jóvenes de cáncer", dijo Lockwood a Reuters.

Braude indicó que la edad de la paciente, 27 años, influyó en el éxito del tratamiento.

"Funcionó porque había una gran cantidad de óvulos, y a medida que las mujeres envejecen ese número disminuye", explicó. "Si hubiera tenido 35 ó 36 años, sus posibilidades hubieran sido mucho menores", concluyó.

PODEROSA TECNICA

Bergholdt, oriunda de Odense, fue diagnosticada con Sarcoma de Ewing a los 27 años, en 2004. Antes de comenzar con la quimioterapia, parte de su ovario derecho le fue extirpado y congelado.

El tratamiento contra el cáncer fue exitoso pero, como se esperaba, los fármacos le provocaron una menopausia prematura. En 2005, seis porciones de tejido ovárico fueron trasplantados en lo que quedaba de su ovario derecho.

Al final, el ovario volvió a funcionar y, tras una estimulación ovárica leve, quedó embarazada y tuvo su primera hija.

En enero de 2008, regresó a la clínica de Andersen para iniciar un tratamiento de fertilidad porque quería volver a quedarse embarazada. Pero un test detectó que ya lo había logrado de forma natural, y en septiembre dio a luz a otra niña.

"Esto demostró que las porciones originales del ovario trasplantado siguieron funcionando durante más de cuatro años y que la señora Bergholdt aún tiene la capacidad de concebir y dar a luz a bebés sanos", dijo Andersen.

Esto "proporciona información acerca de lo poderosa que puede ser esta técnica", agregó.