Público
Público

Una mujer "inestable" derriba al Papa antes de la Misa del Gallo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mujer que se abalanzó sobre el Papa Benedicto XVI y le hizo caer al suelo al inicio de la Misa del Gallo era "psicológicamente inestable" y no iba armada, dijo el viernes el Vaticano.

En su primera declaración formal sobre el episodio del jueves por la noche, el Vaticano identificó a la mujer como Susanna Maiolo, de 25 años, quien tiene la doble nacionalidad de Italia y Suiza.

El Vaticano dijo que la mujer fue detenida y trasladada a un centro médico que no reveló, para que recibiera el "tratamiento necesario".

El incidente no modificará la agenda del Papa, quien iba a pronunciar su mensaje "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo) y sus bendiciones al mediodía.

El comunicado dijo que Maiolo había logrado agarrar las vestiduras del Papa y que "él perdió el equilibrio y se resbaló al suelo".

Maiolo, quien vestía una chaqueta roja con capucha, saltó sobre una valla y se abalanzó sobre el pontífice al inicio de la Misa del Gallo en la Basílica de San Pedro el jueves, generando el griterío de los miembros de la congregación.

El portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo que se trataba de la misma mujer que intentó alcanzar al Papa en la misa de Navidad del año pasado.

El cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años y con una salud delicada, cayó al suelo "en la confusión" y fue trasladado en silla de ruedas. Sufrió una fractura de fémur y deberá ser operado, pero no se encuentra grave.

El papa, vestido en oro y blanco, fue ayudado por el personal de seguridad y tras unos segundos, continuó la procesión para celebrar la misa. Parecía tranquilo durante el resto de la ceremonia.

PRIMER INCIDENTE DE SEGURIDAD SERIO

Durante el pontificado de Benedicto XVI, que comenzó en 2005, se han producido pocos incidentes de seguridad.

En 2007, un alemán saltó sobre una barricada en la Plaza de San Pedro cuando el vehículo del papa estaba pasando durante una audiencia general y trató de llegar a él.

El ataque más grave contra un Papa en el Vaticano fue en 1981, cuando el turco Mehmet Ali Agca disparó a Juan Pablo II, un episodio que estuvo a punto de costarle la vida al pontífice polaco en la Plaza de San Pedro.

El incidente del jueves, que dejó a los guardias de seguridad del Vaticano visiblemente alterados y a los obispos sorprendidos, ocurrió al comienzo de una misa en la que Benedicto XVI se dirigió a los aproximadamente 1.100 millones de católicos de todo el mundo.

El acontecimiento volvió a plantear la cuestión de la vulnerabilidad que afronta el Papa si desea mantener el contacto con el público.

"Es sorprendente que ocurriera dentro de San Pedro, porque la seguridad allí ha cambiado mucho en los últimos años y es mucho más estricta que en el pasado", dijo a la BBC el arzobispo de Westminster, Vincent Nichols, líder de los católicos de Inglaterra y Gales.

"Estoy seguro de que esos arreglos se revisarán y se tomarán más recaudos", agregó.