Público
Público

Una mujer muere tras hacerse una liposucción en Málaga

La familia exige una investigación porque cree que hubo mala praxis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un juzgado de Málaga investiga la muerte de una mujer, de 44 años de edad, el pasado martes en el hospital Carlos Haya tras someterse en noviembre a una liposucción en la clínica privada Hospital Doctor Pascual. Su familia ha denunciado estos hechos después de que la víctima, vecina de Ceuta, estuviera cinco meses de convalecencia tras la operación. En ese periodo se le sometió a dos nuevas intervenciones ya que, según la denuncia, en la primera operación se le provocó una perforación en el intestino.

El hermano de la fallecida precisó ayer que al recibir el alta, 48 horas después de ser intervenida, ella aseguró que 'se sentía muy mal', pero asegura que en la clínica le insinuaron que le saldría más barato ir a un hotel que permanecer ingresada. También recuerda que tuvo que regresar al centro para subsanar un 'picotazo' que se le había causado involuntariamente en el intestino. Pero el problema no se resolvió. Quince días después tuvo que volver a ser ingresada para operarse 'a vida o muerte'.

Complicaciones en aumento

Desde ese momento, las complicaciones fueron en aumento. La víctima sufrió insuficiencia renal y hepática en diversas ocasiones hasta que el pasado 20 de marzo ingresó en la UVI del Carlos Haya. Después de someterse a una hemodiálisis, el pasado domingo pasó a planta, aunque otro empeoramiento le provocó la muerte 'según los médicos, sin una relación causa-efecto clara', explicó ayer en Ceuta el hermano de esta mujer.

Ahora la familia quiere que se aclare si existió negligencia médica o mala praxis. Y afirman que durante todo el periodo, desde que se operó hasta que falleció, 'hubo muchas cosas raras'. Con respecto a este asunto, los más allegados a la fallecida entienden que hay una responsabilidad médica por todo lo sucedido pese al consentimiento que se firma antes de entrar en quirófano.

En la misma línea se manifiesta la asociación El Defensor del Paciente, quien solicitó ayer a la Consejería de Salud andaluza que inicie una investigación de oficio para determinar las causas que han concurrido en este suceso.

En el escrito piden que se determine si el Hospital Doctor Pascual de Málaga dispone de la infraestructura necesaria para llevar a cabo este tipo de intervenciones. Este colectivo denuncia que 'desgraciadamente están siendo demasiado habituales' este tipo de situaciones.