Público
Público

Mujica tiene su primera ronda de contactos en la cumbre de Mercosur

El presidente electo de Uruguay mantiene sus primeras entrevistas con presidentes suramericanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente electo de Uruguay, José 'Pepe' Mujica, ha ejercido como tal para recibir y mantener su primera ronda de entrevistas con algunos de los presidentes suramericanos; en concreto con los que asistieron a la cumbre del Mercado Común del Sur (Mercosur) en Montevideo.

Entre el lunes y este martes Mujica tuvo sus primeros contactos por separado con todos los presidentes que asistieron a la cumbre, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, la argentina Cristina Fernández y el paraguayo Fernando Lugo, pero todos fueron privados y apenas trascendió su contenido.

Sin embargo, la excepción estuvo con el mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, con el que mantuvo el único acto público durante la cumbre. Chávez y Mujica, unidos por una relación afectuosa desde hace años, compartieron un mitin al concluir la cita en una fábrica de vidrio en la periferia de Montevideo.

El presidente venezolano, además de felicitar a su colega una vez más por su triunfo electoral, se vanaglorió de ese pasado combativo que al próximo presidente uruguayo le costó 13 años en la cárcel, la mayoría durante la dictadura militar (1973-1985).

'A mí me hubiese gustado ser soldado raso de aquello batallones que el 'Pepe' lideró' 

'A mí me hubiese gustado ser soldado raso de aquello batallones que el 'Pepe' lideró en épocas duras de nuestra América Latina', afirmó el mandatario venezolano, ante el fervor de los cerca de 200 asistentes al acto, en su mayoría trabajadores del polígono industrial donde se encuentra la factoría.

El gobernante de Venezuela se mostró también convencido de que con el futuro presidente uruguayo habrá tanta o más afinidad que con Tabaré Vázquez, actual presidente uruguayo y al que Mujica sucederá el próximo 1 de marzo.

La cumbre de Mercosurterminó con el propósito de revitalizar las conversaciones iniciadas con la Unión Europea (UE) hace una década pero estancadas desde 2004. Es uno de los desafíos que asumió a presidenta argentina, Cristina Fernández, al tomar el relevo en la titularidad rotativa del bloque suramericano de manos del uruguayo Tabaré Vázquez.

Un acuerdo con los Veintisiete constituiría para la unión integrada por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con Venezuela en proceso de adhesión, un éxito para su agenda externa frente a los magros resultados que el proceso de integración logró los últimos años, motivo de constantes expresiones de insatisfacción entre los socios.

El nuevo contexto internacional, crisis global mediante, parece haber animado a las partes a retomar las conversaciones que, de llegar a buen puerto, darán paso a la creación de la mayor área de libre comercio del mundo, con 700 millones de habitantes.

Fernández propuso cambiar de metodología en la nueva etapa de negociación

El objetivo, explicó Fernández, es explorar los puntos de acuerdo y desacuerdo para llegar a mayo próximo, cuando se celebre en Madrid la Cumbre UE, Latinoamérica y el Caribe, con una agenda que permita un entendimiento.

Fernández propuso cambiar de metodología en la nueva etapa de negociación, comenzando por los puntos en los que ya hay comunión -como el político y el de cooperación-, pasar luego a los que tienen acuerdos parciales -como servicios y compras gubernamentales-, para dejar 'encapsulados' los más reñidos: el capítulo de comercio agrícola y el de bienes industriales. Asimismo, tanto Vázquez como el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, resaltaron la necesidad de llegar a un pacto 'justo y equilibrado'.

En este sentido, Argentina anunció que planteará en el primer semestre de 2010, con la presidencia española de la UE, acordar con los europeos 'mecanismos de adaptación competitiva' que tengan en cuenta las debilidades de los diversos sectores económicos involucrados en el tratado.