Público
Público

Todo el mundo quiere estar "cerca" de Madoff... en prisión

La vida en prisión del mayor estafador de la historia se complica, ya que los demás reclusos creen que esconde dinero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex-financiero Bernard Madoff, autor de una de las mayores estafas de la historia, se va adaptando a su nueva vida en una prisión de Carolina del Norte que alberga también a otros conocidos delincuentes, informa hoy The Wall Street Journal.

Madoff comparte una celda con otro interno más joven llamado Frank, juega a veces al ajedrez o a las damas y también debe ocuparse en ocasiones de quitar la grasa de cacerolas y cazuelas en la cocina de esta prisión federal, en la que ha cumplido ya unos cinco meses de los 150 años a que fue condenado en junio.

El diario financiero recoge en un extenso artículo algunos detalles de la vida en prisión de este protagonista de un esquema fraudulento que se calcula que genero a sus clientes perdidas de alrededor de 19.400 millones de dólares.

Los detalles de la rutina diaria de Madoff y de aspectos acerca de su relación con otros internos emergen de entrevistas con actuales y antiguos presos en ese centro y del testimonio de algunos abogados que han tenido relación con él. El abogado de Madoff, Ira Sorkin, declaró al periodico que, dadas las circunstancias, 'está bien' y que 'sigue sufriendo profundamente por lo que hizo'.

Después de llegar a ese centro en julio pasado Madoff, de 71 años de edad, tuvo que echar atrás a internos que trataban de obtener un autógrafo de tan notorio personaje, según reveló Nancy Fineman, una abogada que representa a inversores afectados por el fraude y que habló con él durante el verano. 'Querían su firma porque deseaban venderla en eBay, así que no firmaba nada', declaró Fineman al diario.

Explicó además que Madoff mencionó entonces que hablaba en ocasiones con Carmine Persico, destacado jefe del clan mafioso Colombo y con Jonathan Pollard, un estadounidense condenado por espiar para Israel.

El diario neoyorquino señala que algunos presos sospechan que Madoff tiene dinero escondido en alguna parte y tratan de acercarse a él con amabilidad, pero los funcionarios vigilan esa actitud muy de cerca y no permiten que se formen corros a su alrededor.