Público
Público

La NASA prueba con éxito un cohete lunar no tripulado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un cohete no tripulado de la NASA con el que espera ayudar a desarrollar un nuevo servicio de transporte espacial a la Luna atravesó el firmamento el miércoles en un exitoso vuelo de prueba de dos minutos.

el más alto del mundo -, despegó a las 11.30 hora local (15:30 GMT) desde una plataforma de lanzamiento espacial modificada en cabo Cañaveral, Florida, en medio de una columna de humo y llamas.

"Ha sido simplemente increíble, ha sido fantástico. Tengo lágrimas en los ojos", dijo al equipo de lanzamiento el director del Centro Espacial Kennedy, Bob Cabana.

La NASA dijo que esta es la primera vez que un vehículo nuevo se lanza desde estas instalaciones desde el primer despegue de un transbordador en 1981.

Tras mantener encendidos sus motores durante poco más de dos minutos, el Ares 1-X llegó a una altitud de 45 kilómetros y alcanzó una velocidad equivalente a cerca de cinco veces la velocidad del sonido. Luego cayó con un paracaídas al océano Atlántico, donde se espera que sea recuperado por un barco de la NASA.

El nuevo cohete es la pieza clave de un programa de la NASA valorado en 445 millones de dólares que trata de comprobar los diseños de los vehículos que reemplazarían a los transbordadores espaciales. La flota de transbordadores se retirará el próximo año después de seis misiones más para completar la Estación Espacial Internacional.

Además de llevar astronautas a la estación espacial, ubicada a 360 kilómetros sobre la Tierra, el cohete formaría parte de un sistema para transportar astronautas a la Luna y otros destinos del Sistema Solar.

Pero el Ares 1-X podría convertirse en el único vehículo de la serie Ares que despega. Entre las opciones presentadas al Gobierno de Barak Obama por un comité independiente hay una que plantea la posibilidad de acabar con el Ares y contratar a empresas privadas, que llevarían los astronautas a la estación.

La NASA se centraría de este modo en cohetes más pesados, necesarios para llevar cargamento y vehículos a la Luna y otros destinos. Sin embargo, la agencia espacial estadounidense insiste en que este vuelo de prueba de Ares 1-X es importante, independientemente de lo que ocurra.

El motor de Ares 1-X fue fabricado por Alliant Techsystems para la NASA como parte de un contrato de desarrollo del Ares valorado en 1.800 millones de dólares (unos 1.210 millones de euros).

El nuevo cohete fue equipado con más de 700 sensores para controlar la presión, vibraciones, temperaturas y velocidades mientras entraba en la atmósfera.