Publicado: 20.11.2013 07:00 |Actualizado: 20.11.2013 07:00

"No soy de izquierdas pero si me comparo soy de extrema izquierda"

El conductor de 'El Intermedio' presenta el libro 'No estamos locos' y comparte con 'Público' su visión de la España actual y de la derecha a la que desprecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Los políticos no lo están haciendo mal, lo están haciendo muy bien", dice El Gran Wyoming. Esta sorprendente teoría tiene su explicación. "Los políticos de la derecha acceden a lo público, no para gestionarlo, sino para hundirlo. Ése es su trabajo. Su meta es hundir una Sanidad que era la mejor del mundo para ponerla en manos privadas y que se forren empresas de las que forman parte. Lo están haciendo muy bien".

Se trata de una de tantas conclusiones a las que llega en su libro el popular presentador de El Intermedio, uno de los programas referentes de la televisión actual por su contenido crítico y audiencia. Un oasis en el panorama televisivo actual dominado por la derecha mediática. Un espacio que se caracteriza por no dejar indiferente a nadie, liderado por el polifacético comunicador. Médico, humorista, actor, guionista y músico son algunas de sus otras facetas. También escritor. Su nuevo libro, No estamos locos (Editorial Planeta), que se ha publicado este martes, está redactado desde "el desprecio total", como él mismo explica.  Es una crítica social cargada de ironía que apunta sus balas hacia una derecha que detesta. "Nunca he sido neutral entre violador y violada, entre el negro y el racista", aclara. Desde Franco hasta Rajoy, en las páginas de su libro, escrito de "cabeza", José Miguel Monzón trata de descifrar cómo se organiza una sociedad en la que siempre acaban pagando los mismos: los intereses que se esconden detrás de los recortes, la propagación de la corrupción institucional, la injusta justicia, los verdaderos antisistema que son los gobernantes y la falta de una verdadera libertad de expresión, entre otros aspectos. Quizás ya conocen las noticias, Wyoming ahora cuenta su verdad.

Recortes, crisis, paro, privatizaciones... pero la sociedad parece que no acaba de reaccionar. De hecho el PP sigue primero en las encuestas. ¿De verdad no estamos locos?

Hay varias cosas. Lo primero, es que lo están haciendo de una forma soterrada, con lo que llaman externalizaciones. Y lo van haciendo poco a poco, dando pasitos. Privatizan los quioscos de periódicos, el párking... convenciendo a la gente de que esto es necesario. En el cinturón de Madrid han construido siete nuevos hospitales, que no son nuestros, pero nosotros lo creemos. Es como si enseñáramos El Corte Inglés como si fuera público.  Luego niegan la mayor y mienten con las cifras, dicen que es un sistema más barato y de mejor calidad. Todo es falso.

¿Y por qué la gente parece no darse cuenta de esto?

Ésta es la baza, contar a la gente que todo esto es muy complicado. ¿Quién va dedicar espacio dentro de sus informativos a explicarlo? Nadie va a dedicar portada tras portada durante tres años a contarlo. Si fuera así la gente cogería conciencia y pensaría que todo esto es una putada."El programa no ha recibido presiones porque además nos ha salvado la audiencia"

Pero los ciudadanos sufren los recortes y aún así no parece que haya reacción...

No es algo que se vea. En la salud sólo te enteras cuando lo padeces.  Y tampoco sabes hasta qué punto. La calidad de la asistencia es muy difícil de medir. No es como cuando te cortan la luz, que al día siguiente te echas a la calle. Además, si estás sano te afecta menos. El día que en la Comunidad de Madrid aprobaron el plan de privatización, sin ningún tipo de debate,  fue el mismo que fueron a trincar al doctor Montes al Hospital Severo Ochoa. Le sacaron esposado y fue portada de muchos medios durante mucho tiempo. Acusaron a todo el equipo médico de haber asesinado a 2.000 personas. A la sombra de eso se hizo el plan de privatizaciones.

Muchas veces se recurre a la afirmación de que 'todos los políticos son iguales', que puede llegar a ser muy perversa. ¿Crees que todos los políticos son iguales? ¿ Ves alguno honesto con el que sintonices?

Lo de ‘todos los políticos son iguales' es también una maniobra premeditada. Desde arriba se quiere crear esa sensación. En el programa damos mucho a señores del Partido Popular que cuando se les acusa dicen ‘sí, pero el PSOE también'. Ellos también tienden a extender. Y luego hay que distinguir dos tipos de corrupción, la del político que se corrompe, que hasta cierto punto es perseguible pero inevitable, y la corrupción institucional. Hay una fotografía que es el paradigma del caso Gürtel. Rajoy con toda la plana mayor del Gobierno. Estaba Esperanza Aguirre, Gallardón, Camps.... Cuando estalló el caso estaban todos y él al frente dijo que esto era una persecución política. El problema no es cuando surge la corrupción sino qué se hace cuando se descubre. El espectáculo que está dando el Gobierno en este sentido es absolutamente bochornoso.  Una trama que ha tenido como única víctima al juez que lo investigó, el juez Garzón.

"No quiero renunciar a mis privilegios por servir a los demás. Sí, soy egoísta"¿Has recibido presiones, o la Sexta ha recibido presiones, para eliminar el programa por las críticas al poder?

Creo que no ha habido presiones porque entre otras cosas al programa lo ha salvado la audiencia.  Hubo un movimiento por una filtración de una noticia en la que se contaba que estaba habiendo presiones. Pero esto no lo sé, porque pertenece al mundo de Internet.

¿Tú has sentido presiones en relación con el programa?

Yo no he sentido presiones, tampoco me lo han comunicado desde la dirección del programa, porque yo soy sólo el presentador y llego tarde. Lo que sí es verdad es que el hecho de que el programa no sólo esté vivo, sino creciendo, es una herramienta de defensa.  ¿Qué ocurriría si el programa cayera en audiencia? Eso ya sería otra cuestión. Pero de momento el programa, a día de hoy, sería intocable en una sociedad democrática normal.

¿Temes que con este libro tan crítico con el poder haya presiones hacia tu persona?

Yo recibo acusaciones constantemente.  A mí en la misma semana me han relacionado con la bomba del Pilar. Dijeron 'seguro que Wyoming no estaba' y citaron mi nombre. ¡Para decir que yo no estaba no me digas! Es como si digo yo ‘seguro que Rajoy no vende heroína'. Y también me han puesto de cocainómano, que no lo soy. Además no me gusta que se use el término cocainómano con sentido peyorativo. Yo precisamente soy presidente de una asociación que se dedica a este tipo de cosas. Y también me han acusado de ser camello de cocaína, que tampoco lo soy. Además lo ha dicho un exportavoz del Gobierno como Miguel Ángel Rodríguez.

"El obrero de derechas es tonto por definición y el rico puede ser lo que le salga de los cojones"Este tipo de acusaciones hoy en día parecen hasta cotidianas...

Está muy asumido que a esta gente de la derecha hay que consentirles todo. Este señor no puede andar por la vida señalando a la gente así. Si Zapatero hubiera hecho lo que ha hecho Aznar,  haciendo una campaña por todo el mundo desprestigiando al país, se lo comen. Esto lo hace un expresidente del Gobierno que está cobrando de la nación todos los meses una pasta y se dedica a decir a todo el mundo que Zapatero es un mentiroso. Yo no puedo decir las cosas que dicen de mí. Si yo dijera las cosas que dicen de mí, en los mismos medios, no podría aparecer en ninguna televisión nunca más. Seguro.

¿Darías el salto a la política? ¿Alguna vez te lo has planteado o se te ha pasado por la cabeza?

Si me dedicara a la política tendría que exigirme a mí mismo lo que estoy exigiendo a los políticos: honradez, dedicación, vocación de servicio, etcétera. Y otra cosa que digo, con toda la humildad de mundo, es que yo no estoy cualificado. No sé cosas, simplemente denuncio cosas porque soy testigo. Pero igual que puedo denunciar un atraco no sé cómo se hace. No estoy capacitado. Además vivo muy bien y no quiero dedicarme a hacer este tipo cosas, a sufrir.

¿Pero eso es en cierto modo es ser un egoísta?

Sí. Estoy totalmente de acuerdo. Es egoísta. No quiero renunciar a mis privilegios por servir a los demás, sí. Pero tampoco me siento obligado. Lo que sí que me gustaría es tener la capacidad, como cualquier ciudadano en democracia, de exigir. Eso sí. "Yo no digo que soy de izquierdas. Si dicen que soy de izquierdas allá ellos"

Desde la derecha se critica que alguien de izquierdas tenga una vida privilegiada. ¿Un rico puede ser de izquierdas? ¿Un empresario puede ser de izquierdas? ¿Puede ser un peón de derechas?

El obrero de derechas es tonto por definición y el rico puede ser lo que le salga de los cojones. Quiero decir que Tolstói se apuntó a la revolución y era un aristócrata. Yo puedo estar más a gusto, a pesar de mi renta, en el bar de debajo de mi casa, donde me encuentro con amigos y me tomo una caña por cincuenta céntimos, que en la cafetería de determinado hotel de cinco estrellas, que es como un balneario de la tercera edad. Con las ideologías pasa un poco igual.  Pero es que además yo no digo que soy de izquierdas. Si dicen que soy de izquierdas allá ellos, sabrán porque lo dicen. Si lo siguiente es que no puedo serlo, es que a lo mejor, no lo soy.

¿Entonces no eres de izquierdas?

No. En esencia no. Lo que pasa es que comparado con la sociedad, a lo mejor soy hasta de extrema izquierda, pero eso no lo decido yo. Lo que sí pienso es que creer en la justicia, en la sanidad pública, apostar y defender la educación pública, apostar por los derechos de los jubilados para tener una vida digna, apostar por los trabajadores que tengan un vida digna y que sus hijos puedan tener una educación coherente y de calidad, esto te convierte hoy en un hombre de izquierdas. Hoy. La derecha está en todo lo contrario. Es un acto de egoísmo por mi parte, no sólo de altruísmo. Yo no quiero vivir en un gueto con torretas de vigilancia con tíos con ametralladoras porque ha habido una quiebra social de aquellos a los que se les ha desposeído de todo y que se quieren comer a los ricos. Yo quiero que a pesar de ser rico mis hijos jueguen en la calle y poder salir y pasearme sin que haya quiebra social. Me gusta la paz social y eso cuesta dinero.  Creo que nuestros impuestos deben ir ahí. Por eso cuando la derecha se ríe de los servicios públicos y de los progres que lo piden es porque ellos tienen claro lo que van a hacer, defenderse, enclaustrarse en sus guetos y defenderse del pueblo llano. Yo no quiero defenderme, yo quiero vivir con él.

"La gente de derechas me considera peligroso para sus intereses"Entonces eres de izquierda en comparación con el resto de la sociedad,  ¿Pero te consideras un rojo peligroso?

No. Todo lo que pienso en el sentido político es lo que yo creo que habría que hacer para que la gente viviera mejor.  Hay personas que cuando van a la playa piensan en cómo se forrarían jodiendo la playa. Hay que empezar a ver las cosas de otra manera. El mundo ya nos está indicando que hemos hecho demasiado daño y hay que pararlo. Hay gente que sólo busca el lucro personal. Yo no busco exclusivamente mi lucro personal.

"Hay gente que sólo busca el lucro personal. Yo no busco exclusivamente mi lucro personal"
Hay mucha gente, la mayoría de los que votan al PP, que te ven así, un rojo peligroso...

Me consideran peligroso para sus intereses. Y rojo sí, me lo dicen, y curiosamente estamos sufriendo una regresión en esto. A mí me ha empezado a llamar rojo la gente desde lo coches, como si fuera un insulto. A mí rojo no me parece un insulto. Lo que pasa es que no sé si es acertado, es como si me llaman ateo, pues no me parece un insulto.

¿Apoyaste a Zapatero cuando el denominado ‘clan de la ceja'?

No.

¿Y le votaste?

No me acuerdo. Sí, he votado al PSOE más veces, a Zapatero concretamente yo creo que sí. Desde luego en las primeras seguro. Pero yo muchas veces he votado para que no gane otro. Yo sería partidario de una cosa que es el voto negativo. El ‘yo le quito un voto a este'.

"He votado a Zapatero, pero muchas veces lo he hecho para que no gane otro"
¿Qué piensas de Rajoy, en pocas palabras?

Que es un falso.

¿De Aznar?

Que es un engreído peligroso.

¿Y de José Miguel Monzón?

Que es un tipo con suerte.
"Si el PSOE se dedica a hundir la sanidad pública por supuesto que me cago en todos sus muertos sin ningún problema"

¿Si estuviera el partido socialista en el poder y tú estuvieras haciendo ‘El Intermedio', seguirías haciendo una crítica tan feroz del Gobierno socialista?

Si hicieran lo que se ha hecho sí. Eso me lo dicen mucho. ‘¿Oye por qué no hablas tan mal de Zapatero como de Aznar?' Es que no se lo merece. Es que Aznar tiene tela.  Con Aznar sólo se puede hacer una serie de 20 capítulos espectacular, de todo lo que coció, de todo lo que sacó Berlusconi, es acojonante. Tú no puedes destruir la sanidad pública y salir indemne. Ese peligro Zapatero no lo tiene. Yo estuve en una universidad con Franco en la que no se pagaba, era gratis. Lo que no puede ocurrir es que en una dictadura fascista la gente pueda ir a la universidad y en una democracia no. Hasta ahí no podemos llegar, ya está bien. Y de esto son responsables unos señores sí y otros no. Pero si hicieran lo mismo, por supuesto. Si el Partido Socialista se dedica a hundir la sanidad pública por supuesto que me cago en todos sus muertos sin ningún problema. No tengo ningún familiar ahí metido.