Público
Público

El norte de Filipinas en alerta ante la inminente llegada del tifón "Mirinae"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades filipinas ordenaron hoy el cierre de colegios, cancelaron barcos y comenzaron a evacuar pueblos costeros ante la inminente llegada a la isla de Luzón de "Mirinae", el cuarto tifón que se sufre el archipiélago en apenas un mes.

Toda la mitad sur y este de Luzón fueron puestas bajo alerta media o alta por el temporal y el Ejército permanece acuartelado tras haber distribuido ayer material de emergencia a las zonas que probablemente serán afectadas por las lluvias torrenciales, informaron fuentes oficiales.

Según el último parte meteorológico emitido a las 04.00 hora local (20.00 GMT del jueves), "Mirinae" se encuentra a 580 kilómetros al este de la ciudad de Baler y avanza hacia Filipinas en línea recta a una velocidad sostenida de 22 kilómetros por hora, con vientos de 150 kilómetros por hora y rachas de hasta 185.

Está previsto que toque tierra hoy por la noche en las provincias de Aurora y Quezon, y de madrugada pasará por Manila, donde muchos barrios periféricos continúan anegados más de un mes después de que la tormenta tropical "Ketsana" sumergiera el 80 por ciento de la capital.

De esta forma, Luzón se enfrenta a un nuevo tifón sin haber podido recuperarse de "Ketsana" y el tifón "Parma", dos temporales casi consecutivos que se cobraron cerca de mil vidas, entre éstas unas 200 por leptospirosis, una bacteria que se transmite a través del agua contaminada con orina de animales, hecho que ha motivado la caza masiva y remunerada de ratas en partes de Manila.

Los daños económicos por daños a infraestructuras, casas destruidas y cultivos arrasados superan ya los 38.000 millones de pesos (casi 800 millones de dólares).

Un tercer ciclón, "Lupit", también iba a llegar la semana pasada a Luzón, pero finalmente se desvió hacia Taiwán.

Se da también la circunstancia de que "Mirinae" arribará justo cuando la mayoría de filipinos viajan a sus provincias natales para celebrar junto a sus familias en los cementerios municipales el Día de Todos los Santos.

Los meteorólogos pidieron a la población que evite estos desplazamientos o adelantarlos a esta noche por el grave peligro de inundaciones y aludes a raíz de las lluvias torrenciales.

Varios expertos han identificado el chabolismo y la deforestación descontrolados como los principales factores de la catástrofe humana que causa los desastres naturales en el país, donde han quedado en evidencia el pésimo estado de las infraestructuras, así como la falta de preparación y medios de los que disponen las autoridades para responder a las emergencias.

Entre 15 y 20 tifones y un sinfín de temporales y sistemas de baja presión suelen pasar cada año por el archipiélago durante la estación lluviosa, que transcurre entre junio y diciembre.