Público
Público

El nuevo filme de James Bond bate récord de recaudación en el Reino Unido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Quantum of Solace", el nuevo filme de James Bond, ha batido el récord de recaudación durante su primer fin de semana de exhibición en el Reino Unido al conseguir 15,4 millones de libras (24,3 millones de dólares).

La productora Sony Pictures Entertainment informó hoy de que el agente 007 pulverizó la anterior marca, que ostentaba "Harry Potter and the Goblet of Fire" (2005), cuarta cinta del famoso aprendiz de mago, que recaudó 14,9 millones de libras (23,5 millones de dólares) en su primer fin de semana en las pantallas de los cines británicos.

La última aventura del famoso espía con "licencia para matar" también ha batido en taquilla a la anterior película de Bond, "Casino Royale" (2006), que en su primer fin de semana en el Reino Unido obtuvo 11,4 millones de libras (18,04 millones de dólares).

Pese a la actual crisis económica, los expertos de la industria cinematográfica consideran que "Quantum of Solace" superará la recaudación total de "Casino Royale" en todo el mundo, que se cifró en 594 millones de dólares.

Aunque la nueva cinta de 007 llegó a los cines británicos el viernes, el estreno mundial de la película se celebró el pasado miércoles en Londres con la presencia del actor británico Daniel Craig, que da vida por segunda vez al célebre agente secreto.

El estreno, al que asistieron los otros actores de la película, contó como invitados especiales a los príncipes Guillermo y Enrique de Inglaterra.

"Quantum of Solace" es una secuela de "Casino Royale", hecho sin precedentes en los 46 años de historia cinematográfica de Bond, y en ella 007 quiere averiguar ahora las razones de la traición de su amor, Vesper Lynd (interpretada por Eva Green), quien murió en el filme anterior.

El espía con "licencia para matar" da con la pista de Dominic Greene, un "terrorista-ecológico" que quiere poner al frente de Bolivia a un general exiliado a cambio de sus recursos naturales.

El filme es el más corto de la saga (106 minutos), pero también el más caro, pues ha costado 230 millones de dólares, y el que presenta más localizaciones de rodaje, ya que se filmó en Reino Unido, Panamá, Chile, Italia, Austria y México.