Publicado: 15.10.2014 07:00 |Actualizado: 15.10.2014 07:00

Los nuevos convenios colectivos fijan la jornada laboral más alta en doce años

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La negociación colectiva no acaba de recuperar el pulso que tenía antes de las reformas introducidas por el Gobierno de Mariano Rajoy en la normativa laboral, fuertemente contestadas por los sindicatos. Según datos oficiales, durante los nueve primeros meses de este año se firmaron 1.319 convenios, apenas cien más que en el mismo periodo del año anterior, que fue el peor desde el inicio de la crisis económica.

A lo largo de todo 2013, los empresarios y los representantes de los trabajadores cerraron 2.547 acuerdos, muy lejos de los 4.167 registrados por el Ministerio de Empleo en 2012 y no digamos ya de los 6.016 correspondientes a 2007. El número de convenios colectivos suscritos el pasado ejercicio es menos de la mitad del que venía siendo habitual desde el 2000: en torno a 5.500 al año.

De seguir la tendencia actual, es altamente improbable, según los expertos, que en 2014 vuelva a superarse la barrera de los 3.000, a pesar del leve aumento (8,8%) que se produjo entre enero y septiembre. Tampoco hay tiempo material ya para que se llegue a los volúmenes de trabajadores afectados que eran corrientes hasta 2011 (de nueve a doce millones), pues a día 30 del mes pasado iban sólo 4.197.000.

Uno de los alicientes más importantes para la renovación de los convenios era la llamada ultraactividad, que mantenía en vigor los ya caducados hasta que se acordara otro nuevo. Esa prórroga automática fue limitada en julio de 2012 a un máximo de un año, a partir del cual rigen los de ámbito inmediatamente superior, que suelen ser menos beneficiosos para los trabajadores.

La supresión de la ultraactividad es una espada de Damocles sobre los sindicatos y una clara ventaja para los empresarios, que pueden dejar correr el reloj cuando saben que el vencimiento definitivo de un convenio les beneficia. Se explica así, en buena medida, el empobrecimiento de la negociación colectiva y también el hecho de que estén empeorando de forma galopante algunas condiciones de trabajo.

El caso más llamativo es la jornada laboral pactada, que durante los nueve primeros meses de 2014 se situó en 1.756 horas anuales, casi treinta horas por encima de 2013 y la mayor desde 2002. De los asalariados que han estrenado convenio a partir del 1 de enero, un total de 264.753, pertenecientes a 49.625 empresas, trabajarán más de 1.825 horas, siempre según los datos facilitados por el Ministerio de Empleo.

La comunidad autónoma con una mayor jornada laboral pactada en lo que va de año es Canarias, con 1.814 horas; seguida de Baleares (1.776), Andalucía (1.774), Madrid (1.771) y Castilla-La Mancha (1.771 también). En el lado opuesto se encuentran Cataluña y Navarra, con 1.700; País Vasco (1.716) y Asturias (1.748).

Subida salarial

Por lo que respecta a los salarios, la subida media entre enero y septiembre se quedó en el 0,56%, exactamente la misma que en 2013. El último año antes de la entrada en vigor de la normativa laboral impuesta por el Gobierno en 2012, el incremento fue del 1,98%, aunque entonces la economía española no presentaba las tasas negativas de inflación que presenta ahora.

Se da la circunstancia de que el sector en el que se acordaron mayores subidas salariales entre enero y septiembre es la construcción, con un 1,22%, el doble de la media, pese a haber sido el más castigado por la crisis. Por el contrario, los empleados públicos sujetos a convenio no consiguieron arañar más de un 0,02%, debido a las políticas de recorte a las que se enfrentan todas las administraciones.