Público
Público

Obama se muestra optimista por el avance hacia el diálogo de paz en Oriente Medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se mostró hoy "alentado" por los pasos dados por palestinos e israelíes para retomar las negociaciones de paz, mientras que su homólogo egipcio, Hosni Mubarak, pidió evitar soluciones temporales.

Obama recibió este martes en la Casa Blanca por primera vez desde que asumió la Presidencia de EE.UU. en enero pasado a Mubarak, a quien había visto ya a principios de junio, cuando pronunció en El Cairo su discurso dirigido al mundo musulmán, y en julio en L'Aquila (Italia), en el marco de la cumbre del G8.

El mandatario egipcio se había alejado de Washington en los últimos años del mandato del ex presidente George W. Bush, quien se centró en promover la democracia en Oriente Medio y criticó duramente la situación de derechos humanos en Egipto.

El conflicto en Oriente Medio une a ambos países, y Egipto es visto como un líder clave para propiciar un ambiente adecuado que lleve a palestinos e israelíes de nuevo a la mesa de negociaciones.

En este contexto, las perspectivas de paz en Oriente Medio abarcó gran parte de su conversación en el Despacho Oval.

Aunque ambos coincidieron en que el clima invita a pensar en que hay posibilidad de un acuerdo, quedó patente que Egipto, al igual que otros Estados árabes, condiciona la normalización de sus relaciones con Israel a que este país dé pasos concretos, como la congelación definitiva de los asentamientos de los colonos.

En una comparecencia junto a Mubarak, Obama se mostró "alentado" por los avances de palestinos e israelíes para crear un clima que permita retomar las negociaciones de paz y avanzar hacia un acuerdo integral definitivo.

El presidente de EE.UU. se refirió al levantamiento ocasional de puestos de control en Cisjordania, la mayor actividad económica en ese territorio y las mejoras significativas registradas en las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

En este sentido, calificó como un "movimiento en la dirección adecuada" el hecho de que el Gobierno israelí no haya emprendido iniciativas para construir en las colonias judías, según dijo hoy el ministro israelí de Vivienda, Ariel Atias.

Estados Unidos ha exigido a Israel que congele su actividad de construcción de asentamientos judíos en territorio palestino.

El presidente consideró que el Gobierno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, "ha tomado muy en serio las conversaciones con nosotros (sobre este asunto)".

Pero Obama insistió en que espera no solamente señales por parte de Israel sino también por parte de los palestinos en torno a los asuntos relacionados con la seguridad y la incitación a la violencia, así como por parte de los vecinos árabes.

"Si todas las partes están dispuestas a romper con la dinámica en la que nos encontramos actualmente, entonces creo que habrá una oportunidad extraordinaria para un progreso real", señaló.

No obstante, "aún no hemos llegado a este punto", advirtió Obama, quien enviará la próxima semana a su enviado especial para Oriente Medio, George Mitchell, de nuevo a la región.

Egipto, que fue el primer Estado árabe en firmar, en 1979, un tratado de paz con Israel, considera que, con la cooperación de Estados Unidos, la región puede lograr una solución al conflicto.

"Los árabes quieren paz y quieren una vida mejor. Y los israelíes también quieren paz y estabilidad en sus vidas", dijo Mubarak.

No obstante, insistió en que los países árabes sólo darán señales significativas de apoyo una vez las negociaciones hayan empezado.

"Si las negociaciones se inician, eso llevará a los Estados árabes a apoyar el proceso de paz y sacarlo adelante", afirmó.

Por ello, recalcó que se necesita "encontrar una solución sobre el estatus final", y evitar "soluciones temporales" o "fronteras temporales", insistió.

"No podemos perder más tiempo, porque la violencia aumentará. Ha aumentado", de hecho dijo Mubarak.

Después de la reunión, un portavoz de Mubarak reveló que Obama había expresado su esperanza de que su plan de paz para Oriente Medio esté listo en septiembre, posiblemente en torno al debate de la Asamblea General de la ONU.