Publicado: 06.03.2014 17:40 |Actualizado: 06.03.2014 17:40

El obispo de Alcalá: "Desde 1985 ha habido dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El obispo de Alcalá de Henares (Madrid), Juan Antonio Reig Pla, ha afirmado este jueves que la libertad de la mujer no se puede "corromper" defendiendo "el derecho a decidir", apoyando "el derecho a acabar con el hijo engendrado".

Reig Pla se ha expresado de esta manera durante la presentación de la Jornada Mariana por la Familia y la Vida, organizada por las tres diócesis de Madrid (Madrid, Getafe y Alcalá de Henares) que se celebrará los próximos 29 y 30 de marzo en el Pabellón Multiusos I de la Casa de Campo.

El obispo ha asegurado que no hay razones posibles para defender el aborto voluntario y ha deseado que el derecho a la vida sea separado del debate político y las luchas partidarias.

"La vida de alguien no puede estar a merced de ninguna lucha política", ha insistido Reig Pla, quien ha dicho que desde 1985 se han producido "dos millones de abortos, muchas más muertes que en la Guerra Civil, un holocausto silencioso".

Ha resaltado que la interrupción voluntaria del embarazo es producto de sociedades atrasadas, tras lo que ha opinado que sería "desvalorizar" a la mujer "ponerla como campeona de la destrucción de la vida". Ha recordado las palabras del papa en las que dijo que lo peculiar del "genio femenino" no pasa por la destrucción de la vida humana "inocente e indefensa", sino por "su custodia amorosa y por su acogida con entrañas de madre".

"La libertad de la mujer, como dinamismo inteligente, es una libertad para el don y no se puede corromper afirmando despóticamente el 'derecho a decidir', el derecho a acabar con el hijo engendrado", ha resaltado el obispo de Alcalá, quien ha defendido las ayudas a las mujeres embarazads.

Ha destacado el valor de la familia "de fundación matrimonial" entre el hombre y la mujer como "el ámbito adecuado para la procreación" y ha instado a promover la cultura de la vida en todas las parroquias desarrllando desde los centros de orientación familiar el proyecto "Ángel", de ayuda a mujeres embarazadas, y el proyecto "Raquel", de acompañamiento a las que han abortado.