Público
Público

La OCDE augura seis millones de parados y desaconseja más recortes

El organismo no se cree las previsiones del Gobierno y dice que la recesión en España va a intensificarse en 2013: cree que el PIB caerá un 1,4%, el triple de lo previsto por Rajoy, y que la tasa de paro rozará el 27%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La recesión va a intensificarse en España, con una caída del 1,4% el próximo año y una tímida recuperación del 0,5% en 2014. El informe de perspectivas económicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) vuelve a ser demoledor para España. En dicho informe, la OCDE pide que no se apliquen recortes suplementarios y pronostica que se van a incumplir los objetivos de reducción del déficit en 2012, 2013 y 2014 por los efectos negativos que ya tiene el ajuste sobre la marcha de la economía.

En su informe semestral de Perspectivas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revisó así a la baja sus expectativas sobre la economía española para 2013 respecto a la recesión del 0,8% que auguraba en mayo, y se alineó con las cifras presentadas por la Comisión Europea a comienzos de mes.

El retroceso del 1,4% en 2013 es bastante peor que la bajada del 0,5% que calcula el Gobierno. La organización cree que la recesión va a ir a más por el ajuste fiscal y por los elevados tipos de interés que tienen que pagar para financiarse tanto los bancos como el propio Estado, aunque las condiciones hayan mejorado desde el anuncio en septiembre del Banco Central Europeo (BCE) sobre su programa de compra de deuda pública.

Otros motivo que acrecienta la recesión es el un paro. La OCDE augura que el desempleo pasará de una media del 25% de la población activa este año al 26,9% en 2013, nivel en que quedará prácticamente estancado en 2014 (26,8%). Esto implica que habrá 6,2 millones de parados en los próximos dos años. 

El organismo afirma en su informe que aunque la política de recortes 'es a la vez apropiada y necesaria para restablecer la confianza, continuará debilitando la economía'. Dada la debilidad de la economía española, así como de la demanda de los principales socios comerciales de España en Europa, la OCDE opina que más recortes tendrán un efecto negativo sobre el crecimiento y sobre la recuperación del crédito. 

Los autores del estudio dan por hecho que el Ejecutivo aplicará íntegramente las medidas anunciadas para llevar a cabo recortes por el equivalente del 2,7% del producto interior bruto (PIB) en 2013 y de un 1% suplementario en 2014.

Pese a la intensidad de los recortes,  el déficit público disminuirá a un ritmo muy inferior al que pretende el Gobierno: este año se quedará en el 8,1% del PIB (frente al 6,3% de objetivo), en 2013 en el 6,3% (frente al 4,5%) y en 2014 en el 5,9%, cuando la UE ha pedido a España que lo deje en el 2,8%.

La OCDE prevé que el déficit público se quede este año en el 8,1% frente al 6,3% previsto

Pese a todo, la OCDE insistió en militar 'contra más medidas' para llegar a las metas que las autoridades españolas se habían marcado, 'especalmente si el crecimiento es mucho más débil del esperado en los planes del Gobierno'.

Los autores del informe auguraron que este año la economía española caerá un 1,3%, en este caso menos de lo que calcula el Gobierno y también menos del retroceso del 1,6% que había anticipado hace seis meses en su anterior informe.

Pero la recesión del año próximo será la tercera más grave de los seis países de la OCDE (de un total de 34) en que habrá una disminución del PIB, tras la de Grecia (-4,5%), Eslovenia (-2,1%) y Portugal (-1,8%).

Y en 2014, la evolución prevista para España será la segunda peor de todo el mundo desarrollado, con la sola excepción de Grecia que seguirá por séptimo año consecutivo a la baja (-1,3%).

El conocido como el 'Club de los países desarrollados' hizo un llamamiento a que la reestructuración del sector bancario español se lleve a cabo de forma enérgica, y que los tenedores de deuda subordinada de las entidades asuman las pérdidas.

Se trata -subrayó- de 'recapitalizar rápidamente los bancos viables y cerrar los no viables' para lograr una recuperación 'gradual' de una oferta crediticia saneada.

A ese respecto, recordó que los test independientes han estimado las necesidades de capital en caso de escenario adverso en 54.000 millones de euros, 'sustancialmente menos' que los 100.000 millones de la línea de crédito prometida por sus socios de la zona euro.

Entre los pocos elementos positivos del diagnóstico está la mejora de la competitividad de España, a lo que está contribuyendo la baja inflación subyacente con los salarios a la baja, que ha permitido una situación de excedente comercial que no se daba desde 1998, y que ha recortado el déficit por cuenta corriente del pico del 10 % del PIB en 2007 a alrededor del 2 %.

Las nuevas perspectivas publicadas este martes por el 'club' que agrupa a las economías más desarrolladas del mundo suponen una mejora de tres décimas respecto al anterior pronóstico para España en 2012, aunque revisan drásticamente a la baja las expectativas de cara a 2013: en mayo la organización apostó por una caída del PIB español del 0,8% en 2013 y ahora prevé una caída del 1,4%.

De este modo, la OCDE se suma al pesimismo mostrado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que el pasado mes de octubre auguró que la economía española se contraerá un 1,5% en 2012 y un 1,3% en 2013. Las últimas previsiones por parte del Gobierno español contemplan una caída de la actividad económica del 1,5% este año, que será sólo de medio punto el que viene, pasando a crecer un 1,2% en 2014.

Por su parte, las expectativas de la OCDE coinciden con las del Gobierno en que España no volverá a crecer hasta 2014, aunque en el caso de la organización con sede en París los pronósticos son mucho menos optimistas, ya que la previsión de crecimiento para entonces es del 0,5%, la tasa más baja de todos los países miembros con excepción de Grecia, que en 2014 aún seguirá en recesión con un retroceso de su economía del 1,3%.