Público
Público

Ocho consejeros de RTVE se aferran a su cargo

Sólo el representante de CCOO renuncia a su puesto después de que el Consejo de Administración aprobara el acceso al sistema de trabajo de los informativos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Consejo de Administración de RTVE quiso ayer desvincularse de la censura previa. El pasado miércoles, este órgano aprobó una propuesta de Rosario López Miralles (PP) que permitía a los consejeros el acceso al sistema de trabajo y edición de los servicios informativos (iNews). Tras la dura reacción de los propios profesionales de RTVE, de representantes políticos y de organizaciones de periodistas, el Consejo acordó ayer por unanimidad revocar esta decisión y manifestó que el fin de esta medida que salió adelante con los cuatro votos del PP y el del representante de CiU y la abstención de los dos consejeros socialistas, el de ERC y el de CCOO era 'facilitar el ejercicio de sus competencias y funciones actuales'.

Con la decisión de ayer, el Consejo sólo satisfizo parte de las reclamaciones realizadas por los trabajadores de RTVE, que el pasado jueves solicitaron la dimisión de los consejeros que apoyaron la medida y de los que se abstuvieron. Sólo el representante de CCOO, Héctor Maravall, decidió presentar su dimisión.

Según explicó este consejero a Público, no tenía 'ningún sentido' mantenerse en el cargo cuando su abstención va en contra de la posición de sus compañeros afiliados. La postura de Comisiones Obreras en RTVE se puso de manifiesto el pasado jueves cuando exigió la dimisión de su representante.

La decisión fue revocada por unanimidad de los consejeros

El camino que eligió Maravall, sin embargo, no fue seguido por los otros ocho consejeros cuyo voto permitió que la medida saliera adelante. Cuando el representante de CCOO anunció su decisión, 'prácticamente todos' los consejeros intervinieron para destacar que no era el momento de presentar dimisiones porque eso 'debilitaba al Consejo' y le pidieron que reconsiderase su decisión, según indicaron fuentes de este órgano. De hecho, reiteraron que debilitar al Consejo en estos momentos con 'un goteo de salidas' es 'lo peor' que le podía pasar a la Corporación.

Así, el resto de consejeros se va a mantener en su cargo, por el que perciben un salario de 120.000 euros anuales y disponen de una tarjeta Visa Oro, así como de una secretaria y de un asesor para cada uno. En el caso del presidente de la Corporación, que hasta el 6 de julio fue Alberto Oliart, el salario asciende hasta los 240.000 euros anuales.

La dimisión de Maravall implica que su turno de presidencia del Consejo, que se decidió que fuera rotatoria tras la dimisión de Oliart, corresponda en el mes de octubre a López Miralles, la consejera que planteó la iniciativa de censura previa, y en noviembre al también conservador Andrés Martín Velasco, quien durante el Gobierno de José María Aznar fue jefe del área de información nacional de los servicios informativos de TVE. Dos representantes del PP presidirán, por tanto, la Corporación antes de las elecciones del 20-N.

El portavoz del Gobierno, José Blanco, además de asegurar que la decisión del Consejo fue 'una equivocación grave', señaló que este episodio probablemente se habría evitado 'con una situación de normalidad' en RTVE y 'con un presidente al frente'. Según detalló, aunque el Ejecutivo lo ha intentado, 'no ha sido posible alcanzar un acuerdo' con el PP para renovar a los consejeros de la Corporación cuyo mandato ha expirado.

'Nadie se arrepiente del pecado, sino de las implicaciones del error', dice Ruesga

Por su parte, el Consejo de Informativos de RTVE se mostró ayer 'satisfecho' con la rectificación 'de una decisión que nunca debió adoptarse'. Además, respetó 'el ejercicio de coherencia y la asunción de responsabilidad' de Maravall que, sin embargo, no ha sido compartido por el resto de los miembros del consejo involucrados en la polémica.

A este respecto, José Ramón Patterson, vicepresidente de este órgano, precisó que el Consejo de Informativos transmitió la postura de los trabajadores a los nueve consejeros, pero que no quiso ir 'más allá'. 'Hemos querido ser prudentes porque la Corporación vive una situación de absoluta provisionalidad', destacó Patterson, quien consideró que hay que pensar 'mucho' en las consecuencias que tendría para RTVE 'una dimisión en bloque'.

Desde el PSOE, también apuntaron su 'satisfacción' porque se rectificó 'una mala decisión', mientras que desde ERC destacaron que 'lo importante' es que 'se ha corregido la medida'. Para el partido catalán el problema radica 'en la interinidad del Consejo', informa Juanma Romero.

Tras la reunión de ayer, el Consejo emitió un comunicado sobre su decisión, en el que aclaraba que el permiso de acceso a iNews sólo era para 'consultar'. 'Nunca fue voluntad de los consejeros que votaron a favor de la medida, ni de los que con su abstención posibilitaron indirectamente su aprobación, interferir en la labor de los trabajadores de informativos ni, mucho menos, condicionar su independencia profesional, por la que este Consejo siempre ha apostado', explicó.

IU y UGT no firman el comunicado del Consejo al entender que es 'exculpatorio'

De igual forma, el Consejo negó que su intención fuera 'perjudicar la neutralidad' de los informativos y destacó su compromiso con el pluralismo informativo y con 'el más escrupuloso respeto' a la independencia profesional de los trabajadores de la Corporación, 'que seguirá defendiendo'. Por último, lamentó 'profundamente el malestar ocasionado'.

A pesar de que la decisión de revocar la medida fue aprobada por unanimidad, el texto emitido por el Consejo no contó con el respaldo de todos sus miembros. Teresa Aranguren (IU) y Santos Miguel Ruesga (UGT), los únicos consejeros que votaron en contra de la censura previa, manifestaron su 'satisfacción' por su anulación, pero declararon que no podían suscribir el comunicado oficial, ya que incluía expresiones 'que justifican el acuerdo revocado' y que no comparten.

En este sentido, Ruesga indicó que es un comunicado 'exculpatorio' porque no admite 'en el fondo' que la decisión fue 'errónea'. 'Nadie se arrepiente del pecado, sino de las implicaciones que ha tenido ese error', declaró. De igual forma, Teresa Aranguren consideró que es un arrepentimiento 'un poco ficticio', porque realmente los nueve consejeros son 'conscientes' de 'la gravedad' de la decisión que adoptaron el pasado miércoles.

Por su parte, el diputado de IU, Gaspar Llamazares, tildó de 'inaceptable' que el Consejo de RTVE se haya limitado a rectificar su decisión sin explicar a los ciudadanos que esta fue 'errónea'.