Público
Público

Sólo dos ofertas por la primera autopista de la legislatura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No salen las cuentas en la esperada autopista Radial 1, que correrá paralela a la autovía A-1 Madrid-Burgos durante 29 kilómetros desde Madrid.

Las constructoras, dueñas de las principales concesionarias del país, han decidido dar la espalda a la primera autopista que sale a concurso esta legislatura y sólo han acudido dos consorcios: FCC y Caja Madrid (que comparten la concesionaria Global Vía) y Ploder, décima constructora española.

Este mínimo interés no tiene precedentes porque la competencia en obra pública es tal que, en los últimos años, cualquier concurso de carreteras y, aún más de autopistas, ha reunido hasta a una treintena de empresas, como pasó en la autopista Málaga-Las Pedrizas, la única de la pasada legislatura.

Pero con el sobrecoste que acarreará pagar hasta diez veces más por el suelo expropiado –hay sentencias que exigen abonar el valor de mercado– y el tráfico esperado “no resulta rentable”, coinciden varias fuentes del sector.

Con la estimación de circulación, “los bancos sólo te financian una parte”, explica un alto directivo de una constructora. Así, las adjudicatarias tendrán que aportar aproximadamente la mitad del presupuesto (211 millones) en efectivo, mucho más de lo habitual. Si la autopista cuesta más o no es rentable, al final el perjudicado es el usuario porque se repercutirá en las tarifas.

FCC y Caja Madrid, favoritas

FCC y Caja Madrid suenan como favoritas para hacerse con una autopista que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, reclamó durante años a Fomento. Tras esta polémica, fuentes del sector apuntan que, con Caja Madrid en el consorcio, no habrá problemas de financiación.

La Radial 1 abre la estela de concursos de obra pública ahora que ésta se presenta como el remedio para amortiguar el parón en vivienda. La ampliación de las radiales 3 y 5 está en estudio.