Público
Público

La ONU advierte del alto número de víctimas civiles en conflicto de Somalia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos 80 civiles han muerto y más de 8.000 han tenido que abandonar sus hogares en Mogadiscio en las dos primeras semanas de febrero, según denunció el Coordinador de Ayuda Humanitaria de la ONU en Somalia, Mark Bowden, a través de un comunicado difundido hoy.

"Estoy alarmado por el abultado número de víctimas de los últimos enfrentamientos y son los civiles los que se llevan la peor parte del conflicto y la inseguridad en el país", señala Bowden.

El conflicto que enfrenta a los radicales islamistas de Al Shabab con el Gobierno Federal de Transición somalí se ha intensificado en los últimos días en Mogadiscio, donde ayer al menos cinco personas resultaron muertas y otras diez heridas hoy en un atentado suicida contra el viceministro de Defensa, Yusuf Siyad.

Según el representante de la ONU, "el alto número de víctimas civiles y de desplazados en Mogadiscio sugiere el uso de fuerza indiscriminada y desproporcionada por todas las partes del conflicto", por lo que pide que "se respete la ley humanitaria internacional para minimizar los riesgos para la población".

La ONU estima que unas 8.300 personas de Mogadiscio han sido desplazadas desde el 1 de febrero, y, de estas, unas 2.400 se han instalado en otras áreas de la ciudad mientras que el resto se han trasladado al "Pasillo Afgooye", un improvisado asentamiento a 30 kilómetros de la capital donde residen unas 366.000 personas.

Según el comunicado de Naciones Unidas, el peor enfrentamiento entre las fuerzas del Gobierno somalí y Al Shabab se registró el pasado 10 de febrero, cuando 24 personas murieron y cerca de 160 tuvieron que ser hospitalizadas.

Mogadiscio es una de las ciudades de Somalia que más sufre un conflicto armado que ya ha causado el desplazamiento de 1,4 millones de personas en todo el país, mientras que varios millones más viven en campos de refugiados en los países vecinos, según la ONU.

Somalia no ha tenido un gobierno efectivo desde 1991, cuando el dictador Siad Barré fue derrocado. Desde entonces, diferentes clanes, señores de la guerra y grupos islámicos se enfrentan para hacerse con el poder.