Publicado: 12.06.2012 09:47 |Actualizado: 12.06.2012 09:47

La ONU denuncia el uso de niños como escudos humanos en Siria

Un informe de Naciones Unidas acusa al régimen de torturar a menores y a los rebeldes de utilizarlos en primera línea de fuego

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un informe de la ONU ha alertado de la situación de los niños en Siria. La representante de Naciones Unidas para Niños y Conflictos Armados, Radhika Coomaraswamy, ha denunciado que los menores están siendo usados como escudos humanos. Incluso las tropas del Ejército de Bachar al Asad les montan en los tanques para detener los ataques.

Coomaraswamy ha relatado a la BBC los "horriles" actos que han constatado y afirmó que no había visto nada igual en otro conflicto. La representante de la ONU explicó que los niños eran torturados cuando eran detenidos para luego ser sacrificados en las matanzas como las de Hula.

"Estamos conmocionados. La matanza y mutilación de niños en fuego cruzado es algo que nos hemos encontrado en muchos conflictos, pero las torturas de niños en centros de detención, de 10 años, es algo extraordinario y que no habíamos visto en otros sitios", ha denunciado Coomaraswamy. El relato de Naciones Unidas pone como ejemplo un ataque del Ejército sirio contra el pueblo de Ayn l'Arouz, en la provincia de Idlib, del 9 de marzo. "Los niños fueron sacados por la fuerza de sus casas y utilizados por los soldados y milicianos como escudos humanos, colocándolos frente a las ventanas de los autobuses que transportaban al personal militar".

"Las torturas a los niños sirios es algo que no habíamos visto en otros sitios"

Sin embargo, el informe de la ONU también culpa a los rebeldes de poner en riesgo a los niños. Coomaraswamy ha criticado que el Ejército Libre Sirio reclute a menores para sus operaciones de combate, incluso colocándoles en primera línea de fuego, para que cumplan labores médicas o de servicio.

En paralelo, Naciones Unidas teme un aumento de la violencia en Siria y, especialmente, en la provincia de Homs, uno de los bastiones de la oposición. La región sufre desde hace horas, según la oposición, el acoso de las tropas del régimen de Al Asad, que no han cesado sus bombardeos. Los opositores Comités de Coordinación Local han denunciado que varias personas resultaron heridas esta mañana. La Comisión General de la Revolución Siria afirmó que la ciudad de Homs, capital de la provincia, y su periferia también es objetivo de los bombardeos, que han causado decenas de heridos.

Anoche, la misión de supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS) expresó en un comunicado su preocupación por el aumento de la violencia en Siria en medio de un cambio de táctica por ambas partes, caracterizado por los ataques contra centros de población civil por parte del Ejército y las operaciones coordinadas contra las fuerzas gubernamentales por parte de la oposición.

La ONU también ha alertado del aumento de la violencia en el país

La nota destaca que los observadores han comprobado que hay combates intensos en los municipios de Al Rastan y Telbise, donde se emplea artillería, morteros, armas automáticas y de poco calibre, y helicópteros desde los que se dispara. La misión internacional ha sido informada de que hay un gran número de civiles, entre los que se encuentran mujeres y niños, atrapados dentro de la ciudad de Homs, y está tratando de mediar para su evacuación.

La UNSMIS "hace un llamamiento a todas las partes a detener los asesinatos y las violaciones de los derechos humanos para garantizar la protección de los civiles y respetar la ley internacional". Asimismo, insta a las partes a permitir el acceso de los observadores a todas las zonas en conflicto.

Ante el aumento de los enfrentamientos, EEUU ha manifestado su temor a que el régimen pueda perpretar una nueva masacre, esta vez en Al-Haffa, ciudad en la que los observadores de Naciones Unidas no han podido entrar. "Estados Unidos está profundamente alarmado por los informes desde el interior de Siria de que el régimen puede estar organizando otra masacre, esta vez en la ciudad de Al-Haffa", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en su conferencia de prensa diaria.

La portavoz recordó las "lecciones" que dejó el conflicto internacional en la antigua Yugoslavia (1992-1995), y comparó su final con el que le espera a "los comandantes sirios" que acatan las órdenes del presidente Bachar Al Asad. "Una de las lecciones es que la comunidad internacional puede enterarse y se enterará de qué unidades fueron responsables de crímenes contra la humanidad. Y a ustedes se les responsabilizará de sus acciones", aseguró Nuland, en alusión a los comandantes.

EEUU teme que el régimen sirio pueda perpretar una nueva matanza 

EEUU fundamenta su alarma en los informes de esos observadores de la ONU, según explicó Nuland, quien recordó que Rusia, país que Washington considera clave para avanzar hacia la transición en Siria, "debe tener esos mismos informes, como miembro del Consejo de Seguridad" del organismo multilateral. Las fuerzas sirias "usan ahora nuevas y horribles tácticas, incluidos los disparos aéreos a civiles desde helicópteros, sumados al uso de fuerzas irregulares -milicias conocidas como shabiha-", lo que "constituye una escalada muy grave" de la violencia, subrayó la portavoz.

No obstante, y pese a que el temor a una masacre a gran escala fue uno de los motivos para la intervención aliada en el conflicto de Libia en 2011, Nuland volvió a considerar que "una intervención militar extranjera, en esta situación, no está claro que vaya a salvar vidas y podría causar una mayor explosión de violencia". Aún así, Estados Unidos está "acelerando las conversaciones" en la ONU para plantear en el Consejo de Seguridad una nueva resolución, cimentada en el capítulo 7 de la Carta del organismo, que contemplara medidas no militares contra Siria.