Público
Público

La oposición chií de Bahréin logra 18 de los 40 escaños electos del Parlamento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El principal bloque opositor bahrainí, Al Wifaq, que representa a la comunidad chií, consiguió 18 de los 40 escaños en juego en las elecciones parlamentarias de Bahréin, celebradas ayer junto a los comicios municipales.

El presidente de la Comisión Electoral y ministro de Justicia, Jaled bin Ali al Jalifa, anunció hoy en una rueda de prensa difundida por televisión los nombres de los candidatos que se han impuesto en la primera vuelta electoral, tanto en las elecciones parlamentarias como en las municipales.

Según los resultados, todos los candidatos presentados por la agrupación opositora chií "Wifaq", cuyo nombre completo es Asamblea del Consenso Islámica, se hicieron con un asiento en la cámara legislativa, constituida por 80 diputados, 40 de los cuales son designados por el rey Hamad bin Isa al Jalifa, de religión suní.

En cuanto al grupo suní de los Hermanos Musulmanes, que presentó ocho candidatos, tres no lograron escaño y otros cinco concurrirán a la segunda vuelta, que se celebrará el próximo sábado en aquellas circunscripciones en las que el ganador no logró más del 50 por ciento de los votos.

Por su parte, otros dos escaños fueron a parar a manos de representantes de la corriente salafí, que hacen una interpretación rigorista de las enseñanzas islámicas.

Los salafíes todavía cuentan con cinco candidatos para la segunda vuelta electoral del sábado, en la que están en juego otros nueve asientos.

El resto de los escaños han ido a parar a representantes independientes, que según el canal de televisión emiratí Al Arabiya, han recibido apoyo de grupos salafíes.

Unos 318.000 votantes estaban llamados ayer a las urnas para elegir para un periodo de cuatro años a 35 diputados, entre un total de 139 candidatos, y a 39 representantes de los consejos municipales, de entre 177 aspirantes.

En estos comicios legislativos están en juego 40 escaños del Parlamento, pero cinco asientos en disputa ya fueron asignados a sus aspirantes al retirarse sus contrincantes.

En los últimos meses, varias organizaciones de derechos humanos árabes advirtieron de que las elecciones iban a ser "objeto de manipulación y fraude" y denunciaron una campaña de represión contra activistas políticos y religiosos chiíes en Bahrein, muchos de los cuales fueron detenidos.

La comunidad chií representa más del 60 por ciento de la población del país y que exige una mayor reforma democrática y un papel más representativo de los chiíes en el reino.