Público
Público

La OSCE pide fuerza policial internacional para Kirguistán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una fuerza policial internacional podría ser necesaria para restaurar la estabilidad en el sur de Kirguistán, después de una ola de violencia que ha causado la muerte de cientos de personas y ha llevado a a miles a buscar refugio, dijo el miércoles un responsable de la OSCE.

La Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) lidera las conversaciones con ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea UE para aumentar la seguridad en el estratégico Estado de Asia central, dijo Kimmo Kiljunen, enviado especial a la Asamblea Parlamentaria de la OSCE.

"Lo que creo que sería realmente útil sería tener cierta operación policial internacional para ofrecer asesoría técnica, y quizás la presencia de policía internacional allí. Ello crearía una atmósfera de confianza", dijo a la prensa.

Agregó que los ministros de Asuntos Exteriores de la UE discutían la opción de utilizar a la policía para dar apoyo en gestión de crisis. Sin embargo, el bloque europeo dijo que aunque está reforzando su delegación en Kirguistán, no tiene planes inmediatos para contribuir con policías.

"En esta etapa sólo estamos reforzando nuestra delegación para asegurarnos de que hay pericia suficiente en el terreno", dijo una portavoz de Catherine Ashton, encargada de política exterior de la UE.

La violencia en Kirguistán ha elevado los temores en Rusia y Estados Unidos, que operan bases militares en el país, de que los disturbios puedan extenderse a otras partes de la región.

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), un grupo de ex repúblicas soviéticas lideradas por Rusia, enviará a su secretario general, Nikolai Bordyuzha, a Kirguistán el viernes.

La OTSC dijo en un comunicado que un grupo de trabajo evaluaría la situación en el sur del país y ayudaría a los agentes.

Las fuerzas de seguridad kirguisas asaltaron el miércoles vecindarios uzbekos en la ciudad de Osh por tercer día, mientras miles de nuevos refugiados volvían al lugar de los sangrientos disturbios.

Trabajadores de derechos humanos en Osh, epicentro de tres días de matanzas este mes que llevaron a un éxodo de uzbekos, dijeron que los asaltos fueron de la mano de saqueos y más violencia en la víspera de un referéndum sobre la forma de Gobierno en Kirguistán.