Público
Público

Muchos pacientes cardíacos no reciben fármacos que los salvarían

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Linda Thrasybule

Más de uno de cada cincopacientes cardíacos no recibe fármacos que les podrían salvarla vida, llamados estatinas, como lo indican las guías.

Un equipo estudió a casi 39.000 personas que habían tenidoun infarto o estaban operados del corazón y halló que a 8.600no se les habían recetados los populares fármacos para bajar elcolesterol.

Aunque aún se debate el uso de las estatinas para prevenirlos infartos, existen evidencias claras de que ayudan a quienestuvieron un ataque cardíaco o un accidente cerebral.

"Es positivo que un 80 por ciento las esté utilizando, peronos falta un 20 por ciento", dijo el doctor David Frid,cardiólogo de la Clínica Cleveland, en Ohio, y que no participódel estudio publicado en la revista Circulation.

El equipo de Frid analizó un registro nacional de atenciónambulatoria diseñado para evaluar la calidad del serviciobrindado a pacientes cardíacos.

El 5 por ciento estaba tomando otros fármacos para bajar elcolesterol y un 17 por ciento estaba sin tratamiento. Ningunotenía contraindicaciones conocidas de las estatinas, cuyo usorecomienda la Asociación Estadounidense del Corazón.

Las estatinas reducen el colesterol LDL o "malo" y mejoranla supervivencia después de un infarto. Entre las marcasconocidas se encuentran Lipitor (de Pfizer) y Crestor (deAstraZeneca).

"Nuestro estudio demuestra que la mitad de los pacientessin tratamiento tenían el colesterol LDL bajo. Esto respalda laidea de que algunos médicos no consideran que los pacientes conniveles bajos de LDL necesitan medicamentos para reducir loslípidos", dijo la coautora, doctora Suzanne Arnold, del SaintLuke's Mid America Heart Institute, en Kansas.

Arnold explicó que estos fármacos "van más allá de bajar elcolesterol. También tienen un papel clave en la reducción de laplaca y la inflamación arteriales. Eso ayuda a los pacientes,sin importar el nivel de colesterol".

Los resultados coinciden con información publicada en el2010 de que uno de cada seis pacientes con un infarto cerebraldeja el hospital sin la indicación de tomar estatinas.

Los motivos, según dijo Frid, son varios. "A veces, noreciben el tratamiento porque tuvieron problemas con elmedicamento o por su alto costo", explicitó.

En el 2010, Consumer Reports reveló que el tratamiento conLipitor durante un mes cuesta unos 165 dólares sin cobertura.El costo de Crestor es similar.

En algunos pacientes, las estatinas producen dolor musculary problemas estomacales, como náuseas, gases, diarrea oconstipación. Se desconoce qué efecto muscular tiene su usoprolongado.

Aun así, Frid indicó que la cantidad de pacientes cardíacosbajo el tratamiento es desalentadora: "Debería ser el 100 porciento, salvo que el paciente no lo tolere".

FUENTE: Circulation, 11 de noviembre del 2011