Público
Público

Pacquiao piensa que ganó y Márquez que le robaron por segunda vez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El espectacular duelo boxístico que volvieron a dar por tercera vez en siete años el filipino Manny Pacquiao y el mexicano Juan Manuel Márquez no fue suficiente para que al final de la trilogía de peleas desapareciese la polémica sobre los veredictos que dieron los jueces.

Si en el 2004, con la primera pelea que resultó en un combate nulo, y en la segundo del 2008 ganó Pacquiao por decisión dividida, estuvieron envueltas en la polémica, la victoria conseguida la pasada noche en Las Vegas (Nevada) por decisión mayoritaria tuvo el mismo desenlace.

Mientras que Pacquiao (54-3-2 38 nocáuts), de 32 años, dijo que se sentía ganador, aunque la pelea había sido muy reñida e igualada, Márquez sintió que por segunda vez le habían robado el combate.

"Es el segundo robo que me hacen en dos combates, con el agravante que éste ha sido todavía más claro", declaró Márquez (52-6-1, 39 nocáuts), de 38 años, que volvió a quedar relegado ante la figura de Pacquiao, no tanto por su boxeo sino por la imagen y fama que se ha creado a su alrededor el púgil filipino.

Márquez dijo que lo único que podía pensar de la decisión de los tres jueces estadounidenses es que no vieron la misma pelea que él protagonizó sobre el cuadrilátero.

"Tuve siempre la iniciativa, coloque los mejores golpes, nunca sufrí ningún castigo duro y al final los puntos fueron favorables para él", comentó Márquez. "Después de 36 asaltos creo que he demostrado que soy tan bueno o mejor que Pacquiao".

Márquez, que se llevó una bolsa garantizada de cinco millones de dólares, fue el que colocó los golpes más claros y potentes de la pelea, pero al final Pacquiao también pudo entrar en la guardia del púgil mexicano, que se preguntó tras concluirla que es lo que tendría que hacer para ganar.

"El robo ha sido más claro que en el primer combate, hemos ganado en golpes, los aficionados han protestado porque vieron que yo había ganado, pero volví ser robado una y otra vez, por lo que no se que es lo que tengo que hacer para conseguir el triunfo", comentó Márquez al completar otros 12 asaltos que lo dejaron sin premio.

Tal vez tener una cuarta pelea, algo a los que Pacquiao no se opone, pero que con el estadounidense Floyd Mayweather Jr. de objetivo principal para el 2012, no podrá darse a corto plazo.

El legendario entrenador mexicano y miembro del Salón de la Fama, Nacho Beristáin, que dirige a Márquez, se mostró igualmente de frustrado y dolido con la decisión de los jueces (114-114, 115-113 y 116-112) favorable a Pacquiao, que retuvo el título de campeón del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB).

"Siempre he tenido confianza con la Comisión Atlética de Nevada, pero esto ha sido un robo clarísimo", declaró Beristáin. "No hay explicación a lo sucedido".

Por su parte, Pacquiao, que ganó 22 millones de dólares garantizados, más un porcentaje de los ingresos de la televisión de pago, admitió que entendía el enfado de Márquez y sus seguidores porque perdieron.

"Es lógico que los seguidores de Márquez estén molestos y tiren cosas al cuadrilátero, no los culpo", declaró Pacquiao, que tuvo que soportar el lanzamiento de objetos de plástico cuando estaba siendo entrevistado por la cadena de televisión HBO.

Sin embargo, el púgil filipino dijo que sus seguidores estaban felices y explicó que el boxeo de Márquez fue el de ir siempre a la contra con sus golpes, pero que la mayoría se los bloqueo.

"Estuvo todo el tiempo esperando por mis golpes, nunca llevó la iniciativa, por lo tanto fui superior y gané", explicó Pacquiao. "Soy un profesional y puedo boxear en cualquier momento y rival".

Sin embargo, Márquez admitió que era difícil saber lo que iba a hacer en el futuro después de esta nueva frustración que había sufrido.

"Puede que me retire o que no", declaró Márquez. "Siempre es difícil terminar una pelea con una derrota inmerecida tras haberte enfrentado a un rival y también a tres jueces".

Al margen de lo que pueda hacer Márquez, la pelea que todos quieren ver es la de Pacquiao contra Mayweather Jr., que puede sentirse más motivado de hacer frente al campeón filipino después de haberlo visto ante el excampeón del mundo mexicano, que volvió a dar una lección de lo que debe ser un profesional integro.

"Permite que se dé", animó Pacquiao a Mayweather por televisión. "Deja que se realice y demos a los aficionados un buen combate".

Por su parte, Freddie Roach, el entrenador de Pacquiao, admitió que tuvo que motivar a su pupilo a partir del sexto asalto porque iban perdiendo la pelea y respondió de forma positiva, aunque no le hizo caso cuando le dijo que se moviese más hacia el lado derecho.

"Fue una pelea muy igualada", declaró Roach. "Podría haber sido ganada por cualquiera de los dos púgiles, pero tuvimos la suerte que cayese de nuestro".