Público
Público

Padres y profesores se suman a la protesta estudiantil

La 'marea verde' al completo saldrá hoy a la calle para mostrar su rechazo a la reforma educativa de Wert. En Madrid, la marcha pasará por el Ministerio de Educación, donde ministro y consejeros autonómicos debatir&a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La marea verde volverá hoy a estar al completo. Después de dos jornadas de huelga estudiantil en los ciclos de Educación Secundaria y una gran manifestación, ayer, en toda España, hoy profesores y padres se unen a los alumnos para mostrar su rechazo a la reforma educativa planteada por el ministro José Ignacio Wert.

A partir de las 18.30 horas, todos saldrán a la calles de distintas ciudades españolas para protestar, de nuevo juntos, por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). En horario escolar, tendrá lugar también la tercera jornada de huelga dentro de la 'semana de lucha' convocada por el Sindicato de Estudiantes.

En Madrid, la marcha -que recorrerá las calles del centro desde la plaza de Neptuno a la puerta del Sol- pasará por delante de la sede del Ministerio de Educación. A esas horas, es probable que aún se esté celebrando la Conferencia Sectorial en la que Wert y los consejeros de Educación de las Comunidades Autónomas debatirán la memoria económica que acompaña a la Lomce. La reunión está prevista para las 16.00 horas, aunque suele alargarse durante más de tres horas, por lo que es probable que los titulares del ramo reciban, de puertas adentro, los gritos de protesta de la marea verde.

El principal motivo de la rebelión estudiantil -que también se ha levantado contra los últimos casos de corrupción en el Gobierno del PP- se debe al contenido del anteproyecto de ley que, si se cumplen las previsiones del Ministerio, podría entrar en vigor y empezar a aplicarse en el curso 2015-2016. 

Según el portavoz de los estudiantes, Tohil Delgado, la Lomce es 'una contrarreforma con la que daremos un salto en el tiempo y volveríamos al modelo de escuela de los años 50'. La imposición de reválidas al final de cada ciclo (Primaria, Secundaria y Bachillerato), la supresión de Educación para la Ciudadanía, la vulneración -denunciada por algunas comunidades- de las lenguas cooficiales y el mantenimiento de los conciertos con centros que segregan a sus alumnos por razón de sexo son algunos de los aspectos establecidos en dicho texto. 

Todo este nuevo sistema costará a las arcas del Gobierno central un total de 408 millones de euros en concepto de 'gastos directos relacionados con la implantación de la ley'. La cantidad quintuplica las primeras previsiones de Wert, que prevé llevar a cabo la reforma en tres fases. Las Comunidades, por su parte, abonarán 'los costes indirectos de consolidación del sistema'; un gasto de entre 50 y 927 millones de euros, dependiendo del éxito de la misma.