Publicado: 17.07.2014 16:09 |Actualizado: 17.07.2014 16:09

La PAH detiene otro desahucio en Vallecas: Ximena y su familia conservan su casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Apostados frente a un portal del madrileño barrio de Vallecas, los activistas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), amigos y vecinos han resistido durante tres largas horas el Sol de justicia que ha bañado este jueves la capital de España para paralizar el desahucio de Ximena, de 57 años. Bankia había planeado para este jueves el desalojo de su casa, en la que vive con su hija Lorena, su hermana Sandra y las dos hijas de ésta.

La jornada comenzaba a las 11 de la mañana, cuando los voluntarios empezaban a congregarse alrededor de la vivienda, respondiendo al llamamiento de la PAH. Ximena acogió a algunos en su casa, mientras relataba la cerrazón de Bankia a negociar con ella en todo momento. Desde 2009 su familia intenta lograr una condonación de la deuda a cambio de la entrega del piso, o bien una renegociación de las condiciones de pago, sin éxito. "No se que es lo que quieren. No aceptaron la rehipoteca porque éramos mayores, entonces tenía 52 años y nos dijeron que no. Ahora resulta que nos llegan cartas de Bankia para hacer la rehipoteca. ¿Ahora, que tengo 57 años y no tengo trabajo, sí les interesa hacerme una rehipoteca?", se preguntaba Ximena.

"Lo único que queremos es entregar las llaves y quedarnos tranquilos. No podemos vivir con esta tensión", afirmaba Ximena

Su familia está sobreviviendo gracias a la prestación por desempleo de su hija. Desde febrero, Ximena no tiene trabajo. "Aunque sea un albergue me voy a vivir. Lo único que quiero es estar tranquila, dormir tranquila un noche. Aquí arrastramos la deuda todos los días estamos con ese estrés, con esa preocupación. Eso acaba contigo. Te deteriora por dentro. Los bancos no ofrecen ninguna solución, no dicen nada. No se puede soportar", confesaba Ximena Paredes con lágrimas asomando en sus ojos. Su deuda con Bankia ronda los 200.000 euros. 

Alrededor de la una de la tarde, la Policía hacía acto de presencia ante su casa. Unas 70 personas los esperaban, bloqueando el portal al grito de "Vallecas, despierta, desahucian en tu puerta" y "no, no, no pasarán". Ante la presión popular, los agentes se replegaron a una calle cercana a la espera de la procuradora de Bankia y la comisión judicial. Manuel San Pastor, abogado de la PAH en Madrid, comenzaba entonces la negociación para lograr un aplazamiento del desahucio. 

La policía observa la entrada de la vivienda, taponada por los miembros de la PAH. Foto: Carlos del Castillo

Media hora después, San Pastor comunicaba el resultado de las conversaciones: "La comisión judicial quiere subir a la vivienda para comprobar que están viviendo allí. Una vez que lo haga, va a paralizar. Vamos a intentar que no suban policías con las personas de la comisión, porque Bankia no quiere que haya un aplazamiento y quiere que suba la Policía para que se desaloje". 

La comisión judicial cumplía entonces con lo prometido y accedía a la vivienda a través del pasillo creado por los activistas. Tras una tensa espera, en la que se extendió el nerviosismo ante el rumor de que había varios furgones de la Unidad de Intervención Policia (UIP) en camino, un grito de victoria llegó desde el piso de Ximena. ¡Parado! ¡Sí se puede, sí se puede!, anunciaba uno de los amigos de Ximena que permanecieron con ella en su vivienda.

"Una vez más, ha sido una victoria del pueblo contra los poderosos, contra los banqueros que querían entrar a su casa y tapiarla para dejar a esta familia en la calle y con deuda. Hoy es un triunfo y es un día para estar contentos porque una vez más el pueblo ha hecho justicia. El siguiente paso va a ser condonar la deuda", celebraba San Pastor ante las personas congregadas frente a la casa de Ximena. De momento, su desahucio no tiene una nueva fecha de ejecución y podrá buscar una solución para su familia.