Público
Público

En París, Stella McCartney se ríe de la recesión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Stella McCartney inyectó un poco de masculinidad a sus característicos diseños suaves y femeninos con cinturones en vestidos estampados con grafiti y pantalones estrechos el lunes en París, en una de varias colecciones que buscan atraer a la mujer trabajadora.

Enfrentados con el fin del auge del lujo, los diseñadores de la Semana de la Moda de París han cambiado sus vestidos de fiesta por ropa más llevable y fácil de vender, aunque McCartney ignoró preguntas sobre el impacto de la crisis económica.

"¿Qué crisis?", dijo después de su desfile riéndose, antes de alejarse para hablar sobre las altas botas de cuero falso y los vestidos de encaje y lana de su colección.

Aunque la diseñadora británica ha sido durante mucho tiempo reconocida por sus siluetas halagadoras, ha mostrado una tendencia hacia la moda adulta, desde los abrigos con hombreras prominentes de Karl Lagerfeld hasta las chaquetas de punto también de grandes hombreras de Emanuel Ungaro.

La mayoría de los trajes, faldas hasta la rodilla y vestidos sutilmente sexys con encajes exhibidos en París en los últimos días han sido utilizados por los compradores y editores de la primera fila, a diferencia de las micro-minis y blusas-sostén de temporadas pasadas.

"Me gustaría entregarles algo a las mujeres que las hará destacar sin sentirse abrumadas", dijo McCartney a la prensa después del desfile.

Su padre, Paul McCartney, irradiaba orgullo desde la primera fila mientras se movía al ritmo de la animada música de fondo. "Creo que ha sido fabuloso, muy maduro y chic, e innovador con esas botas", dijo, agregando que su hija suele diseñar los trajes que usa en sus conciertos.

Los ejecutivos de Gucci Group, propietarios de la marca de Stella McCartney, seguramente estarán complacidos con la colección y los accesorios llevables, como los bolsos de mano planos y negros, mientras la crisis obliga a los compradores a fijarse en el precio, la calidad y el diseño.

Muchos compradores estadounidenses, normalmente habituales en los desfiles de Milán y París, se han distanciado de los desfiles de otoño/invierno, optando por hacer sus pedidos a través de Internet o por teléfono.