Público
Público

El paro vuelve a subir en agosto y enturbia las perspectivas del otoño

El desempleo aumenta en 51.185 personas, menos que el año pasado, y las afiliaciones de la Seguridad Social caen en 136.835 ocupados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de cuatro continuados meses de descensos, el paro volvió a aumentar el pasado mes de agosto. Se han sumado 51.185 personas más a los registros de las oficinas del Servicio Público de Empleo, y la cifra total de parados se sitúa en 4.133.927, de acuerdo con los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo. No por ser un aumento anunciado deja de ser una mala noticia, que, además, genera más incertidumbre sobre el comportamiento del mercado laboral hasta final de año, a la vista del debilitamiento de la economía que comienzan a apuntar algunos indicadores.

Por la parte de la ocupación, las cifras de agosto tampoco son positivas. La cifra media de afiliados en la Seguridad Social, que equivaldría al número de personas que tiene trabajo, se redujo en 136.835 personas. En términos desestacionalizados, la cifra de afiliaciones cae por cuarto mes consecutivo.

Gómez asegura que la creación de empleo «ya está cerca»

Tampoco la contratación muestra una mejoría apreciable. La cifra de contratos firmados a lo largo del mes se movió en torno al millón, como suele ser habitual, el grueso de ellos temporales. Y además, los indefinidos sigue descendiendo: en agosto se firmaron un 1% menos que en el mismo mes de 2010, mientras que en el acumulado del año, el descenso de loscontratos fijos cae un 3,54%.

Desde hace diez años, el mercado laboral tiene un comportamiento negativo en agosto. Es un hecho al que los responsables del Ministerio de Trabajo se aferraron para tratar de relativizar el dato publicado ayer. Los empresarios, abusando de la normativa laboral y bordeando la ilegalidad, dan de baja a sus trabajadores en el mes de vacaciones por excelencia, para volver a contratarlos en otoño. Los sindicatos han censurado la 'pasividad' del Ministerio de Trabajo, al que le reclaman que dé instrucciones 'claras y contundentes' a la Inspección laboral para que persiga estas prácticas.

El aumento del paro del pasado mes ha sido inferior al producido en los últimos agostos, pero trunca una racha de descensos favorecidos por la llegada de la temporada estival. Pero el balance de esos cuatro meses previos no es tan favorable como hubiera cabido esperar tras la mejora del turismo este año: entre abril y julio, el registro del desempleo se redujo en 254.000 personas; un año antes, en ese mismo periodo, en un contexto menos positivo, la reducción fue de 258.000 personas.

La patronal de las ETT pronostica un final de año «nefasto»

Ahora, sube en agosto, y es previsible un nuevo repunte con el mes de septiembre. Para la patronal de las ETT, Agett, los datos del desempleo siguen sin anunciar una salida de la recesión laboral y auguran 'un nuevo fin de año nefasto para el empleo'.

Para el Gobierno, sin embargo, las cifras no alteran en lo sustancial sus estimaciones. La secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, señaló ayer que el aumento del paro del mes pasado 'no enturbia' la previsión de que este año cerrará con una leve creación de empleo neto. El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, fue incluso más allá y aseguró que la creación de empleo 'ya está cerca'.

CCOO señaló que el paro de agosto muestra una situación 'preocupante', y reclamó medidas que generen actividad y ayuden a crear empleo. Su secretario general, Ignacio Fernández Toxo, afirmó que las cifras son 'malas, sin ningún tipo de paliativos'. UGT enfrentó los datos del desempleo a las últimas medidas del Gobierno. 'Ni la reforma constitucional para limitar el déficit ni los recortes sociales reactivarán la actividad económica ni el empleo; sólo empeorarán la situación', subrayó en un comunicado. Desde el otro lado, la patronal CEOE esgrimió las cifras del desempleo para abogar por nuevas reformas en el mercado laboral y en la negociación colectiva.

Los sindicatos denuncian el abuso de los despidos en agosto

La cobertura del desempleo, esto es, los parados que reciben una prestación, fue del 71,4% en julio, frente al 79,81% de un año antes (Trabajo publica esto datos con un mes de retraso). El gasto en prestaciones ascendió a 2.400 millones, un 7,1% menos que en los siete primeros meses de 2010.