Público
Público

Pekín sigue la fiesta con unos Paralímpicos que quieren concienciar a China

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tras unos días de merecido descanso de los Juegos Olímpicos, Pekín volvió hoy a la fiesta con el inicio los Paralímpicos, una competición en donde se espera que China vuelva a dominar en el medallero pero también que se conciencie de una mayor necesidad de atención a sus 83 millones de discapacitados.

La brillante y colorista ceremonia de inauguración, "bella y simple como los cuentos de hadas" en palabras de su creador, el coreógrafo y cineasta Zhang Yimou, comenzó con la misma cuenta atrás de fuegos artificiales que sorprendió en la clausura de los Juegos Olímpicos.

Esta vez, sin embargo, esa cuenta regresiva estuvo acompañada por niños de todo el mundo dando la bienvenida a los Paralímpicos desde la Plaza de Tiananmen y otros puntos neurálgicos de Pekín.

A continuación, tras la llegada con pompa y boato de la cúpula comunista, se cambió el guión habitual de los recientes Juegos Olímpicos y el desfile de atletas se produjo antes que la parte artística, con grandes vítores para las delegaciones de Reino Unido, Alemania (por sus pancartas en chino), Taiwán, Macao y Hong Kong.

La mayor ovación, por supuesto, fue para China, que desfiló en último lugar, mientras que la primera en hacerlo fue Guinea (el orden de entrada no fue alfabético, sino de acuerdo al número de trazos necesarios para escribir en mandarín cada nombre de país).

La parte artística de la ceremonia, cargada de pirotecnia, belleza oriental y alegorías a la superación y la integración, tuvo su momento más emocionante cuando Li Yue, una niña de 11 años que perdió su pierna izquierda en el reciente terremoto de Sichuan (12 de mayo), cumplió su sueño de bailar ante 90.000 personas.

Rodeada de bailarines de la prestigiosa Compañía Artística de Discapacitados de China, que para bailar usaron sus brazos en lugar de sus piernas, Li flotó a los ritmos in crescendo del Bolero de Ravel, despertando la admiración del público.

Después, el pianista invidente Yin Yunhuai tocó en el centro del estadio, mientras a su alrededor las estaciones se sucedían (flores de melocotonero primaverales, lotos veraniegos, trigo otoñal...), en otro momento de gran impacto estético.

Finalmente, después de que el presidente chino, Hu Jintao, declarara inaugurados los Juegos, el atleta paralímpico Hou Bin (oro en Atlanta 96, Sydney 2000 y Atenas 2004) se subió a si mismo con una soga con poleas hasta lo alto del Estadio del Nido de Pájaro y, visiblemente agotado por el esfuerzo, logró encender el pebetero.

A la inauguración de los Juegos Paralímpicos acudieron jefes de Estado, Gobierno y miembros de familias reales de una docena de países, entre ellos el presidente de Alemania, Horst Kohler; el de Irán, Mahmud Ahmadineyad; la infanta Elena de España; la princesa Astrid de Bélgica; el vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno; y el príncipe Félix de Luxemburgo.

También asistieron a la ceremonia el presidente del Comité Paralímpico Internacional, Philip Craven, y el presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, el español Juan Antonio Samaranch.

En los Juegos Paralímpicos, China, con una delegación de 332 atletas, espera repetir el dominio en el medallero que ya consiguió en Atenas 2004, aunque por otro lado se desea que la gran cita sirva de base para que el país conceda mayor importancia a sus discapacitados, un colectivo un tanto olvidado en el país.