Público
Público

PERFIL- El primer ministro electo de Japón habla de fraternidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Isabel Reynolds

El próximo primer ministro de Japón y líder del Partido Democrático, Yukio Hatoyama, ha puesto la idea de fraternidad en el centro de su filosofía política, confundiendo a muchos votantes y haciendo arquear las cejas a muchos cuando critica el capitalismo global.

Algunos además se preguntan si será radicalmente distinto a los políticos del Partido Democrático Liberal (LDP), que perdió el poder frente a su agrupación el domingo tras gobernar durante más de medio siglo, teniendo en cuenta que su abuelo ayudó a fundar el LDP.

Hatoyama ha atacado constantemente al Partido Democrático Liberal por dejar la toma de decisiones políticas en manos de burócratas que no fueron elegidos por el pueblo.

?Como resultado, ha habido políticas que no están en contacto con la gente y a las que les falta amor?, dijo durante un acto de campaña en mayo.

El Partido Democrático de Japón (DPJ) eligió a Hatoyama, de 62 años, para que dirigiese al partido después de que su predecesor dimitiera por un escándalo de fondos.

Sus simpatizantes argumentaron que Hatoyama era más capaz de unir al, en ocasiones, fraccionado partido.

?Es muy importante no tener enemigos?, dijo una fuente del partido Democrático, explicando la victoria de Hatoyama.

Hatoyama, alguna vez apodado ?el extraterrestre? por sus peculiares ojos, proviene de una familia rica de empresarios y políticos. Su abuelo materno fundó Bridgestone, una de las principales fabricantes de neumáticos del mundo. Su abuelo paterno fue primer ministro también.

CRÍTICAS A LA GLOBALIZACIÓN

Su lema de campaña ?fraternidad?, un concepto que heredó de su abuelo, provocó más desconcierto que interés entre los votantes, más concentrados en los problemas económicos y el alza del desempleo.

Aunque algunos analistas lo consideran un político ambiguo, Hatoyama usa la palabra para defender su meta de acercarse a la comunidad y mejorar las relaciones con otros países, especialmente con los del este asiático.

En un ensayo publicado este mes en el New York Times, Hatoyama criticó lo que denominó ?el desenfrenado fundamentalismo de mercado? de la globalización encabezada por Estados Unidos.

?Fraternidad? era la respuesta, dijo, calificándolo de ?un principio que intenta ajustar los excesos de la actual rama globalizada del capitalismo y acomodar las prácticas económicas locales que han sido adoptadas en nuestras tradiciones?.

Antes de las elecciones, Hatoyama fue más popular que el primer ministro Taro Aso en los sondeos de opinión, aunque muchos votantes dijeron que no encontraban que ninguno de los dos fuera adecuado para primer ministro.

?Su mejor cualidad es que no es Aso?, dijo Jeff Kingston, director de estudios asiáticos de la Universidad Temple de Tokio.

?Es sobresaliente, pero no deja una fuerte impresión?, agregó.

Hatoyama, que tiene un hijo, está casado con una actriz que también ha publicado varios libros de cocina.