Público
Público

Un persona herida al explosionar una granada en Bangkok bajo el estado de excepción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una persona resultó herida grave al hacer hoy explosión una granada cerca de un centro comercial de Bangkok, la capital de Tailandia y donde las autoridades mantienen el estado de excepción, indicaron fuentes policiales

La explosión ocurrió cuando la víctima rebuscaba en un cubo de basura en el que desconocidos depositaron una granada de mano a la que previamente se le había retirado la anilla de seguridad, dijo el general de la Policía Vichai Sangparpai al canal estatal de la televisión.

El incidente se produjo después de que ayer jueves el Gobierno decidiera mantener el estado de excepción en Bangkok y otras ocho provincias, y, a su vez, levantar la medida en seis situadas al norte, este y en la región central del país.

El pasado domingo una explosión similar en una parada de autobús del centro de la capital causó un muerto y diez heridos.

El estado de excepción, que autoriza sacar al Ejército a las calles y prohibir las asambleas públicas, entre otras cosas, fue declarado el 7 de abril después de que miles de manifestantes antigubernamentales ocupasen el corazón comercial de Bangkok.

Desde el 14 de marzo al 19 de mayo, la zona central de Bangkok fue escenario de manifestaciones diarias organizadas por el Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, cuyos miembros son los llamados "camisas rojas".

En explosiones de artefactos y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad relacionados con las protestas murieron unas 90 personas y otras 1.800 resultaron heridas.

Los "camisas rojas", la mayoría partidarios del ex primer ministro depuesto Thaksin Shinawatra, pretendían forzar la caída del Gobierno que consideran ilegítimo, porque accedió al poder mediante alianzas parlamentarias en vez de elecciones.

Las protestas concluyeron cuando el Gobierno aplicó el estado de excepción y ordenó al Ejército recuperar por la fuerza el corazón comercial de la capital.

Tailandia atraviesa una grave crisis política desde el golpe militar de 2006 que depuso a Shinawatra, quien ahora intenta desde el exilio recobrar el poder a través de sus testaferros y aliados.