Público
Público

Los pesqueros del Índico podrán llevar armamento bélico

La seguridad privada embarcada en los buques tendrá armas de gran calibre en dos semanas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno esquivó este viernes uno de los grandes escollos para satisfacer a los armadores y tripulaciones que faenan en el Índico. Aunque no embarcará militares en los buques, el Ejecutivo ha decidido facilitar el trabajo a las empresas de seguridad que accedan a ocuparse de su protección. A través de la reforma de los reglamentos de Seguridad Privada y de Armas, el Consejo de Ministros de la próxima semana permitirá que los barcos amenazados lleven a bordo 'armas de guerra' de hasta 20 milímetros de calibre.

Por el momento, y con carácter de urgencia, el Gobierno remitirá el decreto en cuestión al Consejo de Estado para conocer su opinión. Si se cumplen los plazos, los agentes podrían empezar a utilizar el arsenal autorizado dentro de 15 días.

Después de siete días, la tripulación del Alakrana habló con sus familias

Aunque la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, no quiso adelantar muchos detalles, sí explicó, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que la norma alcanzará sólo a aquellos buques que transiten o faenen en zonas como el Índico. Además, sólo 'empresas privadas españolas o compañías de seguridad comunitarias que reúnan las condiciones previstas en la Ley de Seguridad Privada' podrán acceder 'con efectos disuasorios' al citado 'armamento de guerra'.

De la Vega aprovechó también para lanzar un mensaje de tranquilidad sobre la situación de los 36 rehenes del Alakrana. Según las informaciones que maneja el Gobierno, todos los tripulantes se encuentran bien y hoy mismo pudieron volver a hablar con sus allegados.

El Gobierno insiste en que la seguridad de los marineros está garantizada

Mientras, aseguró, el Ejecutivo está 'haciendo todo desde el punto de vista militar y diplomático'. A continuación , De la Vega se dirigió a las familias: 'Creemos, y quiero dar esperanza por supuesto, que vamos a hacer las cosas bien y van a salir bien. Queremos que se resuelva cuanto antes'.

Durante toda la comparecencia, la vicepresidenta se negó, 'por prudencia y responsabilidad', a dar más detalles sobre el cauce por el que transcurren las negociaciones para la liberación. A cada pregunta respondió de la misma forma: 'La seguridad de la tripulación está garantizada'.

Ante la insistencia de los periodistas, especificó que el Gobierno desarrolla 'todas las labores diplomáticas pertinentes' y está adoptando todas las medidas necesarias 'en los ámbitos militar, operativo, político, diplomático y de inteligencia'.

La vicepresidenta primera también tuvo que contestar sobre la situación de uno de los dos piratas detenidos , cuya dudosa mayoría de edad está provocando un auténtico culebrón judicial. De la Vega se limitó a explicar que el Gobierno respeta 'la decisión de los jueces' y aclaró que 'lo que se ha producido es una manifestación de esas garantías, para saber si es o no un menor'.