Público
Público

Piden clemencia para la iraní amenazada de ejecución por supuesto adulterio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Gobiernos y grupos de derechos humanos de todo el mundo han reclamado clemencia para una mujer iraní que corre el peligro de morir lapidada por supuesto adulterio, informa hoy el diario "The Times".

La ejecución de Sakineh Mohammad Ashtiani, de 43 años, que ha pasado ya cinco años en la cárcel y ha recibido 99 latigazos, "repugnaría al mundo", declaró el Gobierno británico.

Varias personalidades del mundo del espectáculo y la moda como el dramaturgo David Hare, los actores y actrices Robert Redford, Emma Thompson y Juliette Binoche, y la diseñadora Katherine Hamnett, se han sumado a una campaña internacional a favor de su liberación.

El hijo de Ashtiani, Sajad Ghadarzade, de 22 años, ha enviado una carta a las organizaciones de derechos humanos en la que niega las acusaciones de adulterio contra su madre y dice que las máximas autoridades del país han rechazado sus peticiones de clemencia.

En una carta que ha visto "The Times", Ghardazade se queja al responsable de Justicia de Irán, el ayatolá Sade Larijani, de no haber conseguido ser recibido en audiencia y denuncia "la falta de justicia en este país".

"Hemos viajado más de seis veces a Teherán para intentar ver a Larijani o a Ali Jamenei (líder supremo de Irán) o al presidente (Mahmud) Ahmadineyad y nos hemos dirigido a ellos más de cien veces por escrito, pero no hemos obtenido respuesta alguna", dice Ghardazade en su carta.

Según el secretario de Estado del ministerio británico de Exteriores, Alistair Burt, la lapidación "es un castigo medieval que no tiene sentido en el mundo moderno" y su empleo por el régimen iraní "demuestra un flagrante desprecio de sus compromisos en materia de derechos humanos".

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, John Kerry, calificó por su parte la lapidación de "castigo bárbaro y horrible" y exigió a Teherán su abolición.

También han expresado su condena los ministros de Exteriores de varios países como Alemania y Canadá, además del Alto Comnisionado para los Refugiados de la ONU.

Para mañana, viernes, y el sábado se anuncian protestas frente a las embajadas de Irán en Londres y otras capitales occidentales.