Público
Público

Piden justicia para abogado y periodista asesinados en Moscú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Varios cientos de personas pidieron el martes a las autoridades rusas que lleven ante la justicia a los asesinos de un abogado defensor de los derechos humanos y de una periodista que fueron asesinados a tiros en una céntrica calle de Moscú.

Stanislav Markelov, un abogado que luchaba contra la temprana liberación de un antiguo militar condenado por el asesinato de una adolescente chechena, murió el lunes a menos de un kilómetro del Kremlin tras una rueda de prensa.

Una periodista del diario Novaya Gazeta que caminaba con Markelov, Anastasia Baburova, recibió un tiro en la cabeza cuando perseguía al asesino. Murió posteriormente en el hospital.

Decenas de personas acudieron a dejar rosas rojas y claveles amarillos sobre la nieve en el lugar en el que Markelov fue tiroteado. Además, unas velas ardían debajo de las fotografías de los dos, junto a una pequeña bandera rusa que decía "Murieron por la libertad de Rusia".

"Hoy he venido porque lamento profundamente y me siento hastiada por Rusia: ¿Cómo se puede simplemente asesinar a tiros a alguien a plena luz del día en el centro de Moscú?", preguntó Alexandra Fomina, una conocida artista.

"¿Podemos tolerar esto mucho tiempo? ¿Detendrán a alguien por este asesinato, o será como siempre?"

Las muertes a tiros no son poco habituales en el país. Los periodistas que han investigado en el peligroso mundo de la política chechena suelen ser objetivos.

La unidad principal de investigación de la oficina del Fiscal General dijo que se ha abierto una investigación por asesinato. El Kremlin no quiso hacer declaraciones.

Markelov, de 34 años, representaba a la familia de Elza Kungayeva, una joven de 18 años cuyo asesinato en 2000 se convirtió en un símbolo de los abusos de los derechos humanos en la Chechenia destrozada por la guerra. Su familia sostiene que fue violada y asesinada en una orgía alcohólica de soldados rusos.

Markelov encabezó los intentos de bloquear la liberación anticipada del coronel ruso Yuri Budanov, condenado por asesinato y que fue puesto en libertad el jueves pasado, desatando una oleada de indignación en Chechenia, donde un responsable local dijo que debería morir según la tradición local del ojo por ojo.

Budanov fue sentenciado a 10 años, convirtiéndole en el oficial de más alto rango condenado por crímenes de guerra en la república donde separatistas libraron dos guerras contra el Ejército ruso.

"Markelov era sobre todo un abogado, pero en su corazón también era un defensor de los derechos humanos, y peleó por los más desfavorecidos contra algunas personas muy poderosas", dijo Lyudmilla Alexeyeva, una de las activistas más famosas de Rusia en la defensa de los derechos humanos.

La periodista de investigación Anna Politkovskaya, que también trabajaba en Novaya Gazeta, murió de un disparo en 2006 fuera de su apartamento en la capital rusa. También escribía sobre Chechenia.

Human Rights Watch pidió a la Unión Europea y a otros socios que presionaran a Moscú para que llevara a los asesinos ante la justicia