Público
Público

Las píldoras para fortalecer los huesos deterioran la mandíbula

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace unos años, lasinyecciones de una clase de fármacos contra la osteoporosisdeterioraban el maxilar inferior después de ciertosprocedimientos dentales. Ahora, los bisfosfonatos en píldoratendrían el mismo efecto secundario.

Un estudio realizado en la Facultad de Odontología deUniversity of Southern California en Los Angeles, demostró queel tratamiento oral con alendronato (Fosamax) durante un añoaumenta el riesgo de enfermedad en la mandíbula después de laextracción de un diente u otro problema bucal.

El equipo del doctor Parish P. Sedghizadeh publicó losresultados de su estudio en Journal of the American DentalAssociation.

Los investigadores analizaron las historias clínicaselectrónicas de la facultad y hallaron que nueve de los 208pacientes (el 4 por ciento) que habían tomado las píldoras dealendronato habían sufrido un deterioro de la estructura de lamandíbula u osteoporosis.

Todos esos pacientes eran mujeres, de entre 63 y 80 años,que habían consumido 70 miligramos de alendronato una vez porsemana, durante 12 a 120 meses.

"Pensábamos que el riesgo de los bisfosfonatos orales erainsignificante, pero un 4 por ciento no es insignificante",expresó Sedghizadeh a través de un comunicado.

Cuatro pacientes desarrollaron osteoporosis después deextracciones dentales y cinco pacientes, luego de padecerúlceras asociadas con el uso de dentadura postiza.

Pero eso no ocurrió en los 13.500 pacientes odontológicosque no habían usado alendronato.

El equipo opina que deberían considerarse otras opcionesterapéuticas para los pacientes que usan bisfosfonatos "y seles debe realizar alguna extracción dental innecesaria". En elcaso de extracciones necesarias, primero "debería lograrse unabuena higiene oral".

Los autores recomiendan actualizar los formularios deconsentimiento quirúrgico informado para advertirles a lospacientes bajo tratamiento con bisfosfonatos que tendríanriesgo de desarrollar osteonecrosis en la mandíbula.

FUENTE: Journal of the American Dental Association, enerodel 2009