Público
Público

El PNV apuesta por Ibarretxe como cartel electoral

Celebrará un acto «simbólico» para unir Gernika y Vitoria a favor de la consulta el 25 de octubre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Juan José Ibarretxe será el candidato del PNV en las elecciones vascas dentro de seis meses. El presidente de la Ejecutiva jeltzale, Iñigo Urkullu, dio ayer la sorpresa con su proclamación en el Alderdi Eguna -la fiesta anual del partido- ante miles de simpatizantes en las campas de Foronda (Álava). “Es un valor político del PNV. Es una persona que sabe cuál es el tiempo político futuro y defiende el ‘baietz’ -línea política- del PNV”, dijo.

El futuro del lehendakari era hasta ayer una de las grandes incógnitas que había marcado la política vasca las últimas semanas y provocado, incluso, intranquilidad entre las bases del PNV por las noticias que apuntaban un supuesto distanciamiento entre Ibarretxe y la dirección de su partido a causa de la consulta popular. La familia nacionalista necesitaba, pues, un mensaje claro y de unidad para recobrar la confianza. Y el mejor día para ello era el Alderdi Eguna con un alegato directo de Ibarretxe y Urkullu, que además acabaron el acto público fundidos en un abrazo y con los brazos en alto.

Se esperaban gestos de unidad de ese estilo, pero la proclamación de Ibarretxe como candidato del PNV para las próximas elecciones fue la sorpresa del día. Ni siquiera aparecía escrita en el discurso de Urkullu repartido entre la prensa. El golpe de efecto estaba cuidado al detalle. Porque, además, el presidente del PNV sabía que lo que iba a anunciar era, precisamente, lo que deseaban escuchar las bases de su partido: que Ibarretxe volverá a ser su candidato a lehendakari por cuarta vez consecutiva.

“Para el EBB”, dijo Urkullu antes de revelar su nombre, “el candidato debe ser alguien que represente el compromiso de futuro, bienestar y autogobierno; que represente el compromiso del PNV con este pueblo; que sea capaz de afrontar los problemas cuando aparecen, que represente nuestra fuerza y sea capaz de aglutinar a una mayoría de vascos tras nuestros proyectos de desarrollo social y económico”.

La proclamación de Ibarretxe, que aún debe someterse a la aprobación de las juntas locales, fue recibida con entusiasmo por las miles de personas reunidas al grito de “ari, ari, ari, Ibarretxe lehendakari”. La segunda novedad fue el anuncio hecho también por Urkullu para celebrar el 25 de octubre -el día previsto inicialmente para la consulta- un acto “simbólico” para unir Gernika y Vitoria. Según avisó, el PNV dará “pasos seguros” hacia el autogobierno: “Si contamos con el respaldo de la sociedad, no habrá ni Zapatero, ni TC que nos pueda parar”.

Antes de la intervención del presidente del PNV, Ibarretxe comenzó su discurso con un gesto ya claro sobre su disposición para los próximos 4 años. “Estoy bien, tanto por fuera como por dentro; lleno de energía, de ilusión”, proclamó.
El lehendakari aprovechó también para hacer un llamamiento a la “unidad” del PNV y fijar ante los suyos los puntos básicos de su intervención, dos días antes, en el pleno de política general del Parlamento vasco. Reiteró así que los socialistas “no son de fiar” por haber negado la crisis económica y el traspaso de competencias previstas en el Estatuto, como la de Innovación, así como por su doble rasero para hablar de consultas con ETA y no con él como lehendakari.

“No nos vamos a acobardar nunca como pueblo. Jamás aceptaré como vasco que me niegue nadie, ningún pueblo, el dar mi opinión”, reivindicó, antes de sentenciar en la misma línea: “Tendremos más autogobierno, pese a quien pese, para vivir mejor y no para pelear con Madrid”.