Publicado: 01.11.2013 15:18 |Actualizado: 01.11.2013 15:18

La Policía intercepta cuatro kilos de bombones rellenos de cocaína

El dueño ha sido detenido junto a otro viajero del avión que llevaba 50 bolas de estupefaciente ocultas en el interior de su organismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Policía Nacional ha interceptado cuatro kilogramos de cocaína ocultos en bombones en el interior de una maleta en el aeropuerto de Madrid-Barajas. Han sido arrestadas dos personas, el dueño del equipaje y otro varón que ocultaba en su organismo 50 bolas de estupefaciente, que viajaban por separado a bordo del mismo vuelo procedente de Lisboa.

Fruto de la colaboración policial internacional y gracias a informaciones recibidas de las autoridades policiales portuguesas, los investigadores tuvieron conocimiento de una organización criminal dedicada al tráfico internacional de estupefacientes. Con esta información los agentes detectaron dos "vuelos calientes" que tenían escala en Lisboa. Uno procedente de Río de Janeiro y otro de Caracas-Sao Paolo, ambos con destino Madrid.

En el primero de ellos viajaba un ciudadano español que se sospechaba que pudiera portar droga en el interior de su equipaje. Por otro lado, en el vuelo procedente de Caracas, el pasajero del que se sospechaba era un hombre venezolano que podría transportar sustancias estupefacientes en el interior de su cuerpo.

Un dispositivo desplegado para localizar a estos viajeros permitió interceptarles en la sala de llegadas del aeropuerto de Madrid-Barajas. Una vez efectuado el control del equipaje del primer varón, se localizaron en el interior de la maleta tipo trolley que portaba cuatro paquetes de plástico, que en su interior contenían 142 bombones. Los dulces, con un peso aproximado de 4 kilos, estaban rellenos de una sustancia grisácea que sometida al narcotest dio positivo a la cocaína.

Igualmente, se le realizó un control al segundo sospechoso. Este dio positivo a las pruebas radiológicas ya que portaba en el interior de su cuerpo 50 bolas del mismo estupefaciente, con un peso total de un kilogramo.