Público
Público

La policía protege los diques de Bangkok que desatan la ira en áreas anegadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía tailandesa reforzó hoy la seguridad en los diques que protegen la zona central de Bangkok contra las inundaciones que afectan a suburbios de la capital, en respuesta al aumento de los derribos por parte de damnificados.

El gobernador de la capital, Sukhumband Paribatra, justificó que la medida era necesaria ante el creciente número de casos en que los habitantes de varios distritos anegados han intentado o logrado tumbar los diques con la finalidad de desaguar sus casas.

Las autoridades de Bangkok sostienen que el derrumbe de estos diques causará la completa inundación de los 50 distritos de la metrópoli, incluidos aquellos que alojan las áreas financieras y comerciales de la capital.

Hasta el momento, al menos 15 distritos de Bangkok están anegados parcialmente por la tromba de agua que baja desde las provincias de la meseta central que han padecido inundaciones durante más de tres meses.

La zona central de Bangkok permanece seca y de no ser por la escasez de alimentos básicos y agua potable en los supermercados, la situación sería de casi absoluta normalidad.

El desastre causado por la inundación de grandes extensiones de la meseta central, ha alcanzado a los suburbios del norte y oeste de Bangkok, con una densa población entre la que crece la percepción de las autoridades han sacrificado sus barrios para salvar al centro de la capital de la tromba de agua.

Durante los tres meses de persistentes inundaciones, 1,6 millones de hectáreas han quedado sumergidas por el agua y aunque el Gobierno no realizado todavía un balance final del coste de los daños, estima que para la rehabilitación será necesario gastar 900.000 millones de baht (30.000 millones de dólares, 21.439 millones de euros).

Estas inundaciones, consideradas las peores registradas en el país asiático en más de medio siglo, han causado al menos 427 muertos, más de dos millones damnificados y obligado a más de 150.000 personas a refugiarse en improvisados centros de acogida montados en varias provincias del este y oeste de Bangkok

El desastre comenzó a gestarse a finales del pasado julio con el desbordamiento de ríos y pantanos del norte y la región central, a causa de las copiosas lluvias del monzón y de tres tormentas tropicales seguidas.