Publicado: 04.12.2014 17:44 |Actualizado: 04.12.2014 17:44

El PP bate un nuevo récord: sólo admite en el Senado una de las 4.000 enmiendas a los presupuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La voluntad de consenso con la oposición planteada en las últimas semanas desde diversas instancias del Gobierno y del PP se queda en aguas de borrajas en lo que respecta a la tramitación parlamentaria del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015, las últimas cuentas públicas que presenta el Gobierno que preside Mariano Rajoy en la actual legislatura. Así se desprende de la cerrazón del Ejecutivo y su grupo parlamentario a permitir la más mínima variación sobre las cifras enviadas a las Cortes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

A falta de un último trámite, el grupo parlamentario conservador, con mayoría absoluta tanto en el Congreso de los Diputados como en el Senado, ha conseguido todo un récord en la Cámara alta: tras dos días de debates en su comisión de Presupuestos tan solo se ha dignado a admitir una solitaria enmienda de un total de 3.927 que habían presentado los diferentes grupos parlamentarios de la oposición.

La "única" corrección admitida, considerada de carácter menor y sin trascendencia presupuestaria, ha sido una de las 27 enmiendas planteadas por el grupo Vasco del PNV. Es decir, el resto de 3.926 enmiendas de la oposición han ido directamente a la basura, según el criterio de los conservadores: 1.333 del grupo socialista, 631 de CiU, 26 del PNV, 1.169 del grupo mixto y otras 767 de Entesa.

Eso sí, el grupo popular ha colocado sus 151 enmiendas de acuerdo con el criterio del Gobierno. De ese "paquete" de correcciones, la mayoría de carácter técnico, hay que incluir cinco para corregir la equivocación que cometió el grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados el pasado día 13 de noviembre al votar a favor de otras tantas enmiendas que proponía el grupo socialista. Fue un error de quien señalaba, con los dedos de la mano, el sentido del voto en cada votación - el diputado Rafael Hernando - , unas 200 a lo largo de aquella sesión plenaria.

El proyecto de PGE para 2015 corrió una suerte similar durante su tramitación en la Cámara baja. En sus debates, en comisión como en pleno, el PP tan solo consintió una ligera modificación, al margen del error descrito: una enmienda del PNV pero con retoques del propio PP, es decir transaccionada según el argot parlamentario. Los propios populares enmendaron proyecto de su Gobierno con otras 98 enmiendas, todas ellas dictadas por el ministro Montoro para corregir errores. En la Cámara baja se formularon 4.068 enmiendas por parte de los grupos de la oposición.

En resumen, las últimas cuentas públicas del Gobierno de Rajoy, que serán aprobadas definitivamente en la última sesión plenaria del año del Congreso de los Diputados el próximo día 18, entrarán en vigor con tan solo una enmienda y "media" de la oposición, ambas del grupo del PNV en ambas cámaras. La oposición presentó entre ambas cámaras un total de 7.995 enmiendas: la aportación de la oposición en su conjunto se reduce a un paupérrimo 0,02% , que en realidad hay que atribuir en solitario al PNV.

Este hecho no tiene precedentes en la tramitación de unos presupuestos generales del Estado en el Congreso de los Diputados y en el Senado, según han dicho a Público fuentes parlamentarias conocedoras de este procedimiento. El pasado año, por ejemplo, el grupo popular y el Gobierno admitieron unas cifras más "altas" para las cuentas de este año: cuatro enmiendas en el Congreso de los Diputados - dos al PNV y otras dos a CiU - y 17 transacccionadas a su paso por el Senado. En los PGE de 2013 se admitieron "hasta" seis enmiendas de la oposición.

Tras su paso por el Congreso de los Diputados varios portavoces parlamentarios de la oposición calificaron como "farsa" la tramitación de los PGE para 2015. En aquellos momentos el portavoz del grupo parlamentario popular en materia de presupuestos, Antonio Gallego, declaró a Público que "el ministro no ha tenido mucho tiempo para analizar las enmiendas de la oposición debido a sus ocupaciones", como justificación por haber admitido tan solo una enmienda transaccionada a la oposición. Un argumento tan sencillo como clarificador al que no cabe hacer más comentarios.