Público
Público

El PP cree que la dimisión "soluciona un problema" pero pide llegar al final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, cree que la dimisión del director del CNI, Alberto Saiz, "soluciona un problema de funcionamiento tremendo" en los servicios secretos, pero todavía se debe "llegar hasta el final" en la investigación del uso que hizo de fondos públicos del centro.

En unas declaraciones efectuadas en el Congreso, Sáenz de Santamaría ha recordado que el PP llevaba semanas exigiendo la renuncia del responsable del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) porque "se estaba perjudicando" no sólo la imagen de los servicios de inteligencia, sino también la imagen a sus trabajadores.

"Era un tema obligado; ha tardado demasiado tiempo en hacerlo", ha opinado la dirigente del grupo popular.

No obstante, y una vez cumplido el deseo del PP, Sáenz de Santamaría entiende que la ministra de Defensa, Carme Chacón, sigue obligada a dar explicaciones sobre la investigación interna que anunció sobre las denuncias respecto al supuesto uso de fondos públicos para actividades privadas por parte de Alberto Saiz.

"Con la dimisión se soluciona un problema de funcionamiento tremendo, pero hay que llegar hasta el final e investigar lo que ha pasado, porque si alguien ha cometido una conducta que no se ajusta a la ley y ha abusado en el ejercicio de sus funciones, eso habrá que conocerlo", ha remarcado.

En cuanto al general Félix Sanz Roldán, nuevo jefe máximo de los servicios de inteligencia, la portavoz del PP ha dicho que espera que su comportamiento "sea recto y escrupuloso en el cumplimiento de la legalidad y en la separación de lo público y lo privado".

Así, le ha pedido que trabaje de manera "que no tengamos que vivir peripecias" como las experimentadas en las últimas semanas y que "han generado tanto daño a una institución que debería estar fuera de toda duda".

También ha hecho hincapié en que el PP no entiende que la renuncia de Saiz no se haya producido antes y mucho menos que fuera renovado en el cargo por el Gobierno hace un mes "sin consenso de nadie" y cuando ya habían aparecido las primeras informaciones sobre la supuesta utilización indebida de los recursos del centro.

Si Saiz hubiera dimitido antes "nos hubiéramos evitado el descrédito y los problemas de imagen y funcionamiento que ha tenido el CNI", ha apuntado Saénz de Santamaría.

El principal reto que tiene ahora el general Sanz Roldán al frente de los servicios secretos es "devolver la normalidad" al CNI y trabajar "de acuerdo con la ley", ha remachado.